Un adolescente se quita la vida después de romper el smartphone que le permitía estudiar en línea

La emergencia sanitaria causada por el Covid-19 ha llevado a un trágico suceso en la India: Un chico de tan solo 16 años decidió suicidarse después de romper la pantalla del teléfono que le permitía seguir recibiendo clases pese a la situación actual.

En la India, el estudio se ha convertido en una de las pocas formas posibles de evitar la pobreza extrema y recuperar un poco de dignidad humana, pero la economía local no les permite a todos tener un teléfono inteligente o computador con una conexión a internet para recibir debidamente las clases en línea. La historia de Rohit Varak comienza con este tipo de situación tan incómoda.

Como en muchos otros países, el Covid-19 ha obligado a cerrar las escuelas y universidades para ofrecer solo clases en línea, pero debido a la situación económica local, muchas personas no pueden asistir a las clases, por lo que índice de suicidios por parte de jóvenes ha estado en aumento desde hace algunos meses.

Para la mayoría de jóvenes en la India, estudiar representa una oportunidad única de cambiar sus vidas y de escapar de la pobreza construyendo un futuro mejor. Pero desde el pasado marzo (cuando comenzó la cuarentena) el número de suicidios ha aumentado según los informes del gobierno. El último caso fue confirmado por el periódico británico “Independent” en el que se habla de un adolescente que decidió terminar con su vida después de romper la pantalla del único smartphone con el que contaba su familia.

En el informe, se podía leer que el estudio era algo muy importante para el joven Rohit, el cual consideraba que ese era su boleto para cambiar el futuro de su familia. El joven confiaba en su capacidad para salir de la miseria por medio de sus estudios, por lo que colocaba mucho empeño en ello. El único teléfono móvil de la familia le permitió seguir estudiando y seguir creyendo en esa posibilidad, hasta el día que lo rompió accidentalmente.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Rohit Varak, de 16 años vivía en el estado occidental de Goa. El smartphone con el que asistía a sus clases era usado por otras seis personas de la familia y el daño sucedió cuando por accidente se le cayó desde una altura considerable, lo cual rompió gravemente la pantalla. Tal fue la crisis del joven, que días después se le podía ver muy afectado, pero al cuarto día fue encontrado muerto.

Según el informe, el accidente generó en el chico un sentimiento de culpa que lo llevó a cometer tal acto, debido a que la familia no tenia los ingresos suficientes para comprar un nuevo teléfono.

Para reparar el smartphone dañado, se necesitaron tres mil rupias (35 euros), y cuatro días después de haber realizado el pago, el chico decidió quitarse la vida. El periódico británico agrega el testimonio de la hermana de Rohit: «Mi padre no contaba con mucho dinero».

El padre trabaja como conductor de un autobús privado, pero la emergencia sanitaria lo llevó inevitablemente a pasar por una gran crisis. La historia de esta familia es una triste prueba de que la educación en línea es inaccesible para muchas familias económicamente débiles en muchos sitios del mundo.