Belleza

Remedios naturales para un cabello abundante y sedoso

La naturaleza es sabia y nos regala una variedad infinita de ingredientes como frutas, hierbas y aceites que pueden emplearse para nutrir el cabello en profundidad y obtener una melena abundante, sedosa y brillante sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero en tratamientos comerciales.

¿Por qué el cabello se vuelve quebradizo y disminuye su cantidad?

Existen diversos factores que modifican la cantidad y calidad del cabello como la mala alimentación, falta de vitaminas y minerales, exceso de productos químicos y calor, una rutina de cuidado inadecuada, amarrarlo con frecuencia, entre otros aspectos.

La idea es que identifiques oportunamente el motivo de tu cabello poco abundante y comiences a cambiar tus hábitos haciéndolos más saludables.

Remedios caseros para un cabello abundante

Los remedios naturales pueden llegar a ser muy efectivos, pero necesitan de un uso constante para que los resultados se hagan notorios. Sin embargo, debes prestar atención a la reacción de tu cabello ante los tratamientos que le aplicas.

Si observas mejoras en las primeras aplicaciones y luego una reacción desfavorable, disminuye la frecuencia de aplicación. Pero si en cambio, percibes una reacción negativa desde la primera aplicación prueba con otro remedio casero.

Aceite de argán

  • Es una opción eficaz para revitalizar el cabello, aportarle abundancia y brillo. Coloca unas gotas de aceite de argán en tu champú o mascarilla de cuidado intensivo. Unta unas gotas de aceite en tus manos y espárcelas por todo el cabello de medios a puntas. Aplícalo solo 3 veces por semana ya que podría provocar deshidratación capilar.
  • Para nutrir el cuero cabelludo mezcla unas gotas de aceite de argán con unas gotas de aceite de almendras y masajea el cuero cabelludo durante varios minutos. Deja que los aceites actúen toda la noche y lava tu cabello por la mañana. Evita aplicar este tratamiento si tu cuero cabelludo es graso.

Gel de aloe vera

  • Este gel disminuye la inflamación del cuero cabelludo, evita la irritación, hidrata el cabello y le da un acabado radiante. Puede usarse en cabellos, secos, grasos y con caspa. Extrae el gel del interior de una penca de sábila bien limpia, aplástalo y únelo por completo.
  • Aplica el gel sobre el cabello, masajea el cuero cabelludo, envuelve la cabeza con una toalla húmeda y luego de media hora aclara con abundante agua. Otra alternativa es mezclar una parte de aceite de coco con dos partes de gel de aloe vera para potenciar la hidratación, aplicar sobre el cabello de la misma manera y enjuagar después de media hora.
  • El yogurt natural mezclado con gel de aloe vera también aporta muy buenos resultados para un cabello frondoso. Mezcla ambos ingredientes a partes iguales, aplica la preparación sobre el cuero cabelludo, deja actuar 20 minutos y lava tu cabello con un champú suave.

 

 

Síguenos en Google Noticias