Un derrame cerebral le borró 20 años de recuerdos y al despertar del coma piensa que fue secuestrada

Stevie Carter despierta después de un tiempo en coma por culpa de un derrame cerebral, la mujer de 38 años pensó que había sido secuestrada, debido a que la enfermedad había borrado sus recuerdos de los últimos 20 años.

Stevie Carter se dirigía a su segundo turno de trabajo cuando su coche dejó de funcionar. Entró en pánico debido al problema y le rogó a su novio que la llevara. Sin embargo, mientras iban de camino al sitio, Stevie sintió un dolor punzante en la cabeza y empezó a gritar desesperada por lo que le sucedía. El hombre decidió regresar a casa y le pidió que se quedara en cama el resto del día. Pero antes de que pudiera hacer eso, la mujer se desplomó.

Una vez la llevaron al hospital, Stevie estuvo en coma durante una semana. Los médicos descubrieron que había sufrido un derrame cerebral, una condición que suele afectar especialmente a personas de la tercera edad. La causa sería una malformación arteriovenosa congénita de la que la mujer no tenía conocimiento y que solo la sufría el 1% de la población mundial. Aunque las posibilidades de sobrevivir a esta enfermedad son solo del 2%, una vez entrada en coma, la mujer despertó una semana después, aunque la recuperación completa tardaría mucho más.

Al despertar del coma, la mujer cree que está en el año 1998.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El derrame cerebral había afectado sus habilidades motoras, pero lo peor era que todo lo sucedido en los últimos 20 años había sido borrado: «Pensé que era 1998, que me habían secuestrado y mantenido como rehén. No tenía idea alguna de lo que estaba pasando, por lo que no puedo decir que colaboré mucho con la situación. Estaba alucinando y estaba segura de que estaban haciendo alguna especie de experimento conmigo. Reconocí a mi hija, pero a mi hijo le gritaba: «No eres mi hijo, no sé quién eres. No te conozco», cuenta la mujer.

La apoplejía también afectó seriamente el funcionamiento de su memoria a corto plazo, por lo que todos los días olvidaba lo que se le acababa de decir o lo que había escuchado. Afortunadamente para ella, su familia siempre estuvo muy pendiente y a su lado, repitiendo lo que quería saber cada vez que lo preguntaba. Con mucho esfuerzo y terapia, Stevie volvió a sus propias facultades y recuperó su memoria poco a poco. Ahora advierte a los más jóvenes sobre los riesgos de sufrir un derrame cerebral: «Mucha gente piensa que es un problema que solo pasa a los ancianos. Antes de que me pasara a mí, justamente pensaba igual, pero, también puede ocurrirle a gente más joven, como evidencia les dejo mi caso».