Insólito

Un hombre ciego y otro sin brazos plantaron 10.000 árboles en China en 12 años

Sin duda alguna todos necesitamos en nuestra vida a un amigo especial para poder crear algo verdaderamente extraordinario y memorable. Así es como un hombre ciego y un hombre sin brazos han conseguido crear juntos algo realmente extraordinario y que más de uno desea cumplir. Plantaron nada más y nada menos que 10.000 árboles y dejaron al mundo un legado extraordinario que habla de superación y amor por el medio ambiente y el planeta.

Los protagonistas de esta historia son Jia Haixia y Jia Wenqi, dos amigos en condición de discapacidad, que decidieron ponerse en marcha y dejar su propia huella verde en este mundo. De hecho, y aunque muchos no lo crean, estos dos amigos fueron capaces de integrarse el uno con el otro perfectamente e interactuar en ciertas acciones como si se tratara de una sola persona. Así es como, habiendo conseguido su primer gran logro ambiental, los dos amigos se han fijado un objetivo realmente desafiante: repoblar con árboles toda una zona de tres hectáreas situada en las afueras de la provincia de Hebei.

Ambos han dicho en los medios locales que su único objetivo no es solo mejorar la fauna y la flora de la zona, sino que buscan ofrecer a sus hijos y a los niños del futuro un mejor lugar para vivir. En un periodo de 12 años, estos dos extraordinarios hombres han conseguido plantar más de 10.000 árboles, claro, también gracias al apoyo financiero del gobierno, y lo que comenzó siendo una simple propuesta de dos amigos, se ha convertido en un verdadero bosque con su propio esfuerzo.

A pesar de sus “desventajas”, ambos consiguen compensar todo mutuamente y bromean mucho sobre ser los ojos y las manos del otro para muchas cosas, pero lo cierto es que es aún más increíble es que lo hayan conseguido utilizando únicamente un martillo y una barra de hierro.

Para desplazarse, Haixia se sube a la espalda de Wenqi, el cual actúa como «un medio de locomoción», y para plantar los nuevos árboles utilizan esquejes de árboles que ya han crecido, plantandolos en otras zonas para reducir costes.

Como podemos ver, sin duda alguna se trata de un dúo realmente espectacular que se ha ganado a pulso el nombre de «héroes del planeta», especialmente teniendo en cuenta que no muchas personas en sus condiciones habrían hecho lo mismo, y como muchas personas en las redes sociales han expresado su admiración por todo lo que han conseguido hacer por su cuenta. Ahora solo queda desearles o mejor y admirar como siguen cambiando el planeta, un árbol a la vez.