LifeStyle

Un hombre vivió escondido en una cueva durante 25 años. Sus motivos han sorprendido a millones de personas

Este hombre ha estado escondido en una cueva por 25 años y sus motivos te dejarán boquiabierto.

Hay un dicho muy conocido por todos que dice: “Cada persona es un mundo”, y es cierto, mientras que a algunos les gusta viajar, a otros les gusta cocinar, ir al cine o hacer deporte, la pasión de cada individuo es completamente diferente.

Su nombre es Ra Poulette y había desaparecido hace mucho años sin dejar rastro. Todo parece indicar que durante 25 años se escondió en una cueva ubicada en Nuevo México (EE. UU.) y solo hasta ahora ha decidido mostrar a todos lo que hay dentro del lugar que ha funcionado como su hogar durante mucho tiempo.

Durante 25 largos años, este hombre decidió aislarse completamente del mundo instalando todas sus cosas en una cueva apartada de Nuevo México, nada más compartiendo el sitio con su perro.

Ahora, seguramente la pregunta que más de uno se estará haciendo es: ¿Por qué o para qué hacer algo así? Aunque no lo parezca, la respuesta es muy simple: Ra buscaba dedicarse completamente a su gran pasión: el arte, y lo que ha estado haciendo dentro de la cueva es asombroso. Solo con sus herramientas, ha excavado varios metros en la arena y creado fascinantes obras de arte. De hecho, entrar en su cueva es como entrar en un planeta nuevo lleno de fantásticas invenciones nunca vistas.

Cuando los medios vieron por primera vez su «casa», no pudieron pronunciar una palabra ante el gran asombro, ya que fue toda una sorpresa descubrir un lugar tan fantástico lleno de arte donde hay todo tipo de formas y figuras, cada una con una extraordinaria cantidad de hermosos detalles.

Sin duda alguna se trata de un lugar asombroso, especialmente teniendo en cuenta que una sola persona ha hecho todo esto con sus propias manos.

Ra Poulette lleva años cavando y decorando la cueva para proyectar toda su creatividad. Pero esta no es la única cueva que ha decorado, ya que asegura que ha trabajado en otras 12 cuevas y planea continuar haciéndolo. Algunas cuevas incluso tienen camas donde se puede dormir y otras tienen agua corriente apta para el consumo humano.

Por si te lo preguntas, Poulette no es ni ingeniero ni arquitecto, solo se trata de un hombre que está entregado completamente a su pasión. Cuando se le pregunta si está obsesionado con su arte, responde entre risas: «¿Creen que un niño estaría obsesionado con su juego? Cuando hacemos algo que amamos y que nos atrae, siempre estamos dispuestos a hacerlo».

En varios videos disponibles en YouTube que han alcanzado millones de vistas, se puede acompañar a Ra Poulette en algunas de sus cuevas. Te invitamos a conocerlas, ya que es realmente admirable tener tanta energía y pasión.

Ahora solo esperamos que este hombre pueda seguir haciendo lo que más ama por el resto de su vida.