LifeStyle

Un hombre y su perro mueren el mismo día con unos minutos de diferencia

Un hombre y su perro mueren el mismo día con unos minutos de diferencia. Unidos hasta el final. 

«El perro es el mejor amigo del hombre». Esta famosa frase nuevamente es comprobada  por un caso ocurrido en los Estados Unidos: un labrador retriever, Gunner, y su dueño, Daniel Hove, murieron con pocas horas de diferencia.

Daniel Hove, ex miembro de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y bombero en los últimos años, fue diagnosticado con cáncer de páncreas a finales de 2011.

En el transcurso de la enfermedad, Daniel no estuvo solo, tuvo el apoyo de su familia, así como un compañero que nunca le permitió estar completamente triste o darse por vencido: su perro Gunner, que nunca se separó de él, ni siquiera durante las sesiones de quimioterapia.

El vínculo, o más bien la conexión, entre Hove y Gunner era tan fuerte que cuando Daniel se sintió enfermo, el perro también sufrió, como lo cuenta la hija del hombre, Heather Nicoletti: «Cuando mi padre temblaba, el perro temblaba. Si mi padre estaba inquieto, el perro estaba inquieto. Mi padre no respondía y tampoco Gunner. Cuando observamos que el perro no se movía mucho, supimos que su muerte también se acercaba», dijo la mujer en una entrevista con Kare 11.

Heather también informó de que cuando vio que Gunner no se movía, debido a la hinchazón de sus patas y a su actitud apática ante una enfermedad que le habían diagnosticado, lo llevaron al veterinario donde le pusieron una inyección y murió el 18 de mayo. Y una hora y media después Daniel también murió.

«Sabíamos que se irían juntos, pero no que sólo se separarían por unas horas. Fueron los mejores amigos hasta el final. Gunner no podía estar sin mi padre, creo que eligió irse con él.»

 

Publicaciones relacionadas