Tener un perro prolonga la vida, investigaciones lo confirman

Para muchas personas, vivir con un perro a su lado es una fuente de alegría y felicidad, especialmente para los niños. Lo que tal vez no todo el mundo sabe es que tener un perro no sólo mejora la calidad de nuestra vida sino que también la prolonga. Veamos qué han descubierto algunos estudiosos.

Los que tienen un perro llevan un estilo de vida más activo

Los dueños de perros tienden a llevar una vida más activa que aquellos que no tienen mascotas. Investigadores de la Universidad de East Anglia y del Centro de Investigación sobre la Dieta y la Actividad de la Universidad de Cambridge concluyeron que quienes no tienen la suerte de tener un amigo de cuatro patas son más sedentarios que los que sí la tienen, durante un promedio de unos 30 minutos al día. Además, un estudio en el Journal of Epidemiology and Community Health muestra que este fenómeno aumenta aún más durante los meses de invierno.

Caminar diariamente con su perro reduce el riesgo de un ataque al corazón

Salir con un perro te mantiene activo, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Los paseos para perros satisfacen las necesidades de su amigo más fiel, pero al mismo tiempo también satisfacen las suyas porque se sentirá mucho más motivado para levantarse del sofá.

Reduce la posible aparición del asma en los niños

Según un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics, la exposición temprana de los niños a los perros y animales de granja está relacionada con la reducción del riesgo de asma infantil. Aunque este estudio aún está en curso y esta asociación no es clara y siempre es cierta (algunas pruebas han dado resultados opuestos), parecería que los niños menores de un año que viven en contacto con perros tienen un 13% menos de riesgo de contraer esta enfermedad.

Tener un perro a su lado reduce la ansiedad.

Muchas empresas también se han dado cuenta de esto y ahora permiten a los empleados traer a su perro al lugar de trabajo. Tener a su amigo de cuatro patas a su lado durante el trabajo reduce la ansiedad y el estrés. Como resultado, la eficiencia y la productividad aumentan considerablemente. Pero no sólo el ambiente de trabajo. Incluso los hospitales infantiles o los hogares de ancianos se inclinan por acoger a los perros de sus pacientes para apoyar el proceso de curación.

La compañía de un perro transmite una sensación de mayor seguridad…

En casa o al pasear, un perro puede transmitir una mayor sensación de seguridad. Tanto si tiene un perro pequeño, mediano o grande, siempre estará seguro de que en caso de peligro, le defenderá. Si lo desea, también puede hacer que su perro asista a cursos de formación específicos. Sin embargo, hay que recordar que las distintas razas de perros tienen comportamientos e inteligencias diferentes que hay que tener en cuenta cuando se piensa en comprar uno.

Mejora la vida de las relaciones y potencia a los niños

Tener un perro es bueno para su vida social y esto también tiene beneficios psicológicos. Gracias a su mascota podrá conocer a otras personas con los mismos intereses que usted, al igual que otros dueños de perros. Los más pequeños de la casa aprenderán a cuidar de su mascota y se harán más responsables y sensibles al interactuar con otras criaturas del mundo.

También puedes leer: Las picaduras de pulgas: reconocer y tratar estas picaduras