Cocina, recetas y alimentos

Cómo cortar una cebolla sin llorar

Aquí tienes algunos trucos fáciles para aplicar, con los que evitarás las molestas sensaciones de ardor y lagrimeo, y podrás cortar las cebollas sin problemas.

Usar gafas

Si usas regularmente gafas, úsalas también para cortar cebollas: las gafas actuarán como una protección entre la cebolla y los ojos. Si no tienes, intenta con gafas de sol o de natación.

Córtela bajo el agua

El mejor método para evitar llorar cuando cortas la cebolla es hacerlo bajo el grifo. Su función es disipar el gas al realizar el corte, de modo que evita que las partículas alcancen la altura de la nariz y los ojos.

Enjuague el cuchillo

Tan pronto como sientas que te arden los ojos, enjuaga el cuchillo bajo el agua. De esta forma, eliminarás parte de las sustancias nocivas y sufrirá menos.

Hazlo rápido

El tiempo es oro: trata de aprovecharlo al máximo y corta la cebolla en poco tiempo para evitar que la sustancia irritante te queme los ojos.

Introducir la cebolla al congelador

Antes de cortarla, coloca la cebolla en el congelador: de esta forma las partículas irritantes se liberarán más lentamente y en menos cantidad.

Vinagre

Aplica vinagre al cuchillo con un poco de algodón. De esta forma también reduciremos los efectos del propanotial aunque, eso sí, no te pases aplicando vinagre. De lo contrario, la cebolla se impregnará de este sabor.