Una chica de 22 años habla de los síntomas causados por el coronavirus

Amy, una estudiante de 22 años, contó en Twitter sobre los horribles síntomas que surgieron después de que contrajo el Coronavirus.

Nadie está a salvo del Coronavirus, eso es lo que ha quedado claro en las noticias de los últimos días. Incluso personas muy jóvenes pueden desarrollar síntomas graves y terminar en el hospital, también pueden morir por la contracción del peligroso virus. Esto queda demostrado por las historias de Julie, una chica francesa de sólo 16 años, Victor, un chico portugués de 14 años y la chica belga que murió hace sólo un día.

A estas trágicas muertes se suman las historias de muchos jóvenes que se encuentran en estado grave después de contraer el Covid-19. Una de ellas es Amy Shircel, de 22 años, de Wisconsin, que lleva varias semanas bastante grave de salud. La evolución de la enfermedad ha sido relatada por la misma joven a través de su perfil de Twitter.

Amy habló de los síntomas que le causó el coronavirus

Amy dice que nunca ha tenido enfermedades graves, no bebe alcohol (solo ocasionalmente) y se mantiene en forma con el ejercicio diario. A pesar de esto, el Covid-19 la ha reducido a preocupantes condiciones de salud. En su caso, la prueba fue realizada inmediatamente, ya que ella acababa de regresar de Europa. Ahora que su salud ha mejorado un poco, escribe sobre el desarrollo de la enfermedad en Twitter para advertir a sus compañeros sobre el riesgo que corren.

Los primeros días no tuvo nada de que preocuparse: «En los dos primeros días los síntomas eran manejables. Tenía fiebre, muy leve, escalofríos y secreción nasal». Ya al tercer día la situación había empeorado: «Al día siguiente no podía hacer nada, estaba constantemente vomitando. Me quedé sin aliento, es aterrador. Sentí como si mis pulmones estuvieran luchando y no pudiera respirar completamente. Estaba débil y tenía una fiebre de 40 grados».

Después del sexto día el virus ni siquiera la dejó comer: «Nunca me había sentido tan débil y cansada en mi vida. Temblaba en la cama todo el día, o me despertaba en un baño de mi propio sudor. No pude comer durante nueve días.» Amy termina el tweet con una invitación a todos a respetar la Cuarentena.