Una deficiencia de oxitocina responsable de la depresión posparto

Un estudio de la Universidad Estatal de Louisiana muestra que las células receptoras de oxitocina están involucradas en la regulación del comportamiento y el instinto maternal, lo que puede ayudar en el tratamiento de la depresión posparto.

La oxitocina es considerada como la hormona del amor. El estudio americano muestra que esta hormona, en ratones, está presente en un área del cerebro de las hembras, pero no en la de los machos.

 Un vínculo con la depresión posparto

El estudio muestra que las células receptoras de oxitocina están bien involucradas en la regulación del comportamiento y el instinto materno. Estos receptores sólo están presentes cuando los estrógenos también están presentes.

Cuando se alteran los receptores de oxitocina, existe un mayor riesgo de depresión posparto. Sin embargo, esta depresión posterior al embarazo tiene un impacto no sólo en la salud de la madre, sino también en la del niño. La depresión posparto puede conducir a problemas emocionales, cognitivos, conductuales y de salud.

Sin embargo, la depresión posparto, que ocurre dentro de los seis meses posteriores al nacimiento, afecta del 5 al 15% de las mujeres. Con este estudio, puede haber nuevos tratamientos para la depresión posparto.