Una madre deja una foto suya en tamaño real para que su hijo deje de llorar

Una joven pareja japonesa ha ideado una ingeniosa (y algo absurda) manera de evitar que su hijo de un año llore cada vez que nota que su madre no está cerca: recortes de cartón de tamaño natural de la mujer colocados estratégicamente en la habitación donde está jugando.

Así fue como Fuki Sato se convirtió en una celebridad de internet de la noche a la mañana después de que sus fotos de cartón en tamaño real se hicieran virales a lo largo y ancho del mundo. No tanto por el hecho de que su aspecto es muy realista, sino más bien por el uso que se le ha ido dando a esta interesante alternativa, al punto que ha llamado la atención de numerosos medios de comunicación.

Sato y su marido tenían un problema bastante común con su hijo de un año: el bebé empezaba a llorar y a desesperarse en cuanto mamá se alejaba y acababa fuera del alcance de sus ojos brillantes. En resumen, la joven Sato tenía que estar siempre al lado de su hijo, pues de lo contrario gritaba y hacía berrinches sin parar. Como estar a su lado las 24 horas del día no era realmente una opción viable, los jóvenes padres decidieron estar siempre cerca del niño, aunque no estuvieran realmente allí.

Y así, tras tener preparadas un par de postales para dejarlas por la casa en puntos estratégicos, el problema se resolvió mágicamente. La primera representa a la madre de pie y la segunda, en una postura típicamente japonesa, arrodillada sonriendo en el suelo.

El padre del niño, muy orgulloso del trabajo conjunto de ambos, decidió publicar en Twitter un vídeo con su hijo intentando jugar al lado de la imagen acartonada de su madre.

El vídeo, en su página de Twitter @sato_nezi, ha sido visto más de 2,2 millones de veces: mientras el padre filma desde el sofá, la madre arregla cuidadosamente su doble de cartón y en el momento justo se escapa de la habitación y cierra la puerta tras ella. Se oye al padre reírse mientras el niño mira a su alrededor buscando a su madre y parece alegrarse de verla en la cocina.