Una madre intenta matar a sus hijos asfixiándolos con monóxido de carbono, pero ellos la perdonan

La madre de 51 años trató de matar a sus dos hijos asfixiándolos con monóxido de carbono mientras estaban dormidos, por suerte se salvaron, pero lo más sorprendente es que sus hijos perdonaron las acciones de su madre.

La historia la protagoniza Lisa Walmsley, quien intentó suicidarse junto a sus dos hijos Lewis, de 20 años, y Callum, de 21. La mujer, la cual se encuentra actualmente dentro de una prisión de Manchester, había entrado en una profunda depresión debido a problemas familiares y financieros que la llevaron a tomar la fatal decisión.

Esta es la forma en que sucedieron los hechos.

La mujer de 51 años había estado ideado un plan para suicidarse y matar también a sus dos hijos. Su plan consistía en poner carbones de barbacoa encendidos bajo sus camas, con el fin de envenenarlos con el monóxido de carbono mientras ambos dormían. Sin embargo, el más joven de los hermanos, Lewis, el cual estaba en casa para las vacaciones de Navidad, vio el humo que se extendía por toda la habitación y salió corriendo a pedir ayuda.

Esto no fue suficiente para Lisa, la cual intentó llevar a cabo su trágico plan de todas formas: en secreto, puso los carbones ardiendo en el maletero del coche al que había subido juntos con Lewis y Callum para escapar de la cantidad de humo.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Afortunadamente, los agentes de la ley detuvieron el BMW de Lisa y la salvaron a ella y a sus hijos de una terrible muerte por asfixia antes de que pudiera suceder.

Una vez puestos a salvo, la mujer dijo a las autoridades que se había visto «abrumada por las preocupaciones y problemas» a nivel financiero y familiar, incluida la salud mental de su propio hijo Callum, el cual había intentado suicidarse tiempo atrás, hecho que había potenciado que cayera en una profunda depresión que la llevó a tomar la extrema decisión de un intento de asesinato-suicidio, que afortunadamente fracasó.

Sus hijos, Callum y Lewis, declararon que ya habían perdonado a su madre por cometer tan desesperado acto de locura y que entienden lo que sucedió.

Lisa Walmsley ha sido condenada por el Tribunal de Manchester a cinco años y cuatro meses de cárcel por el intento de asesinato a sus hijos y actualmente se encuentra encarcelada.