Una niña de 12 años muere infestada de piojos y acusan a los padres de asesinato

La terrible historia de la niña Kaitlyn Yozviak, tiene en estado de shock a todo Estados Unidos. La menor padeció de este problema por tres años, lo que desencadenó un paro cardiaco que acabó con su vida.

Los padres de la niña, Mary Katherine Horton de 37 años y Joey Yozviak, fueron acusados por las autoridades de realizar un tremendo acto de crueldad y homicidio. Los hechos sucedieron en Macon, Georgia, Estados Unidos, el pasado 26 de agosto.

La niña de 12 años perdió la vida después de sufrir un ataque cardíaco al parecer provocado por una anemia. Luego de una crucial investigación realizada por las autoridades locales, se pudo determinar que el estado de salud de Kaitlyn empeoró, debido a que los desagradables piojos que tenía en su cabeza durante tres años la afectaron enormemente.

Estos terribles insectos parasitarios habrían ocasionado en la niña un bajo nivel de hierro en la sangre.

Sin embargo, las investigaciones indican que al parecer esta infestación de piojos no es el único abuso al que estaba sometida la niña, ya que cuando la policía llegó por primera vez a la casa de la familia, como se informó en el New York Post, los oficiales quedaron aterrorizados con lo que vieron. Los peluches, el colchón y los objetos personales de la niña se encontraban infestados de estos parásitos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Durante el interrogatorio realizado a los padres, la madre de la niña indicó que la menor no se había bañado durante al menos una semana y media antes de producirse su deceso.

En estos momentos en Estados Unidos, la ciudadanía se pregunta dónde se encontraban los servicios sociales. De hecho, los otros dos hijos de la pareja ya habían sido entregados a otras personas. Entonces, ¿Por qué no sucedió lo mismo con Kaitlyn?

Se conoció también que la niña había estado viviendo con su tía durante algún tiempo, después de haber encontrado la casa completamente llena de gatos y chinches.