Una persona que da positivo por coronavirus, puede contagiar hasta 59 mil más

Una persona contagiada de Covid-19 puede infectar hasta 59.000 personas porque el virus es más del doble de infeccioso que la gripe. Lo dice Hugh Montgomery, profesor de medicina de cuidados intensivos en el University College de Londres, que explicó cómo el virus puede transmitirse de una persona a miles más e invitó a los británicos -pero el consejo es universal- a que se limiten los contactos sociales, a que se queden en casa.

¿Cómo se contagia una persona de coronavirus?

La Oms ha dicho que la forma de contagio del coronavirus es de persona a persona, a través de las pequeñas gotas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala. Estas pequeñas gotas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca.

También pueden contagiarse si inhalan las pequeñas gotas que haya esparcido una persona con COVID-19 al toser o exhalar. Por eso es importante mantenerse a más de 1 metro (3 pies) de distancia de una persona que se encuentre enferma.

Una persona que da positivo por coronavirus, puede contagiar hasta 59 mil más

La gripe normal infecta en promedio a unas 1,3 o 1,4 personas. Si lo pasan a otro grupo es la segunda ronda de infección. Cuando sucede 10 veces hay unos 14 casos de gripe. Montgomery explicó que el coronavirus es mucho más contagioso que la gripe normal: una persona infectada puede potencialmente infectar a otras 59.000.

El Covid-19 es un virus muy, muy contagioso: una persona puede infectar a tres más, y la espiral de transmisiones continúa. Si cada uno de estos tres lo pasa a otros tres, y esto sucede en 10 capas, la persona es responsable de la infección de 59.000 personas.

Montgomery invitó a los espectadores a quedarse en casa porque así se tendrán suficientes camas de hospital, personal y kits para los que se enfermen y si las personas son tan irresponsables como para pensar que no les importa si se enferman, hay que recordar que no se trata de uno mismo sino de todos los demás.

Añadió que la mayoría de las personas después de ser infectadas sienten leves síntomas y están «bien», pero si no se aíslan, aún podrían propagar el virus.

Por lo tanto, Quedarse en casa recomienda a Montgomery y emite una estricta advertencia: «Este es el problema, tenemos recursos limitados, un número limitado de aficionados, un número limitado de doctores, un número limitado de enfermeras: si abrumamos al sistema no podremos proporcionar una atención adecuada a los pacientes».