¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Consejos prácticos para dejar a tu perro solo en casa

Dejar a tu perro solo en casa puede ser un desafío tanto para ti como para tu mascota. Aunque es natural que los perros prefieran estar en compañía, es importante enseñarles desde cachorros que quedarse solos en casa no tiene por qué ser un problema.

Conociendo a tu perro

Antes de comenzar a dejar a tu perro solo en casa, es importante tener en cuenta su edad, personalidad, comportamiento y experiencias pasadas. Cada perro es único, y el tiempo que puede pasar solo varía según estas características.

Si tienes un cachorro de menos de seis meses, es recomendable acostumbrarlo gradualmente a pasar tiempo solo. Al principio, puedes dejarlo solo en una habitación durante unos minutos y luego regresar cuando esté tranquilo. Con el tiempo, puedes ir aumentando gradualmente el tiempo que pasa solo hasta alcanzar un máximo de dos horas. Es esencial sacarlo para que haga sus necesidades después de este período.

Para perros mayores de 18 meses, generalmente pueden pasar entre cuatro y seis horas solos. Sin embargo, si tu perro es mayor o tiene problemas de salud, es importante ajustar este tiempo según sus necesidades individuales.

Preparando el entorno

Antes de dejar a tu perro solo en casa, es fundamental crear un entorno seguro y cómodo para él. Aquí hay algunos consejos para preparar el entorno:

Espacio designado: Asigna un área específica donde tu perro pueda quedarse cuando esté solo. Puede ser una habitación o un espacio acotado con una puerta o una barrera. Asegúrate de que este espacio sea seguro y no contenga objetos peligrosos para tu mascota.

Juguetes y distracciones: Deja juguetes interactivos con comida o golosinas para que tu perro se entretenga mientras estás fuera. Estos juguetes pueden ayudarlo a mantenerse ocupado y distraído durante tu ausencia.

Comodidad: Proporciona una cama cómoda y mantas para que tu perro se sienta seguro y acogedor. Asegúrate de que tenga acceso a agua fresca y un lugar para hacer sus necesidades, como un tapete absorbente o periódico.

Ejercicio previo: Antes de salir, asegúrate de que tu perro haya tenido suficiente ejercicio y haya tenido la oportunidad de hacer sus necesidades. Un perro cansado es más propenso a relajarse y descansar durante tu ausencia.

Adaptadores de feromonas: Considera el uso de adaptadores de feromonas, como el difusor ADAPTIL Calm, que puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés de tu perro cuando está solo en casa.

Proceso gradual de adaptación

Para que tu perro se sienta cómodo estando solo en casa, es importante seguir un proceso gradual de adaptación. Aquí hay algunos pasos que puedes seguir:

Empieza por períodos cortos: Al principio, comienza dejando a tu perro solo por períodos cortos, como 10-15 minutos. Durante este tiempo, asegúrate de que esté en un ambiente seguro y deja juguetes o distracciones para mantenerlo ocupado.

Mantén la calma al entrar y salir: Cuando entres y salgas de casa, evita hacerlo de manera brusca o emocional. Mantén la calma y evita despedidas excesivamente prolongadas. Esto ayudará a tu perro a entender que salir de casa es algo normal y no debe preocuparse.

Incrementa gradualmente el tiempo: A medida que tu perro se acostumbre a quedarse solo por períodos cortos, puedes ir aumentando gradualmente el tiempo que pasa solo. Aumenta el tiempo en incrementos de 10-15 minutos hasta alcanzar el tiempo deseado.

Observa el comportamiento de tu perro: Durante todo el proceso de adaptación, observa el comportamiento de tu perro para asegurarte de que se sienta cómodo y relajado. Si notas signos de ansiedad, como ladridos excesivos o destrozos, retrocede un paso y vuelve a un tiempo más corto antes de intentar aumentarlo nuevamente.

Consejos adicionales

Aquí hay algunos consejos adicionales que pueden ayudarte a dejar a tu perro solo en casa de manera más efectiva:

Evita despedidas y recibimientos excesivos: Aunque es tentador despedirse y saludar a tu perro efusivamente, esto puede aumentar su ansiedad. Intenta mantener las despedidas y los recibimientos tranquilos y sin demasiada emoción.

No refuerces la ansiedad: Si tu perro muestra signos de ansiedad cuando está solo, como lloriqueos o aullidos, evita consolarlo o prestarle atención. Esto solo refuerza su comportamiento ansioso. En su lugar, espera a que esté tranquilo antes de interactuar con él.

Programa actividades antes y después de tu ausencia: Antes de salir, dedica tiempo para jugar y ejercitar a tu perro. Esto ayudará a cansarlo y a que se sienta más relajado durante tu ausencia. Después de regresar, también dedica tiempo para brindarle atención y afecto.

Considera la ayuda de un cuidador o paseador de perros: Si no puedes estar en casa durante largos períodos, considera la opción de contratar a un cuidador o paseador de perros. Ellos pueden visitar a tu perro, sacarlo a pasear y brindarle compañía mientras estás fuera.

2.4/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira