Vacuna contra el coronavirus: Un parche para eliminar el coronavirus

Vacuna contra el coronavirus: Un parche para eliminar el coronavirus, ese es el gran truco científico.

Llegan noticias sorprendentes de la Universidad de Pittsburgh, la misma que encontró la vacuna para Sars, esta vez se trata de una nueva vacuna, la del Covid 19, más conocida como Coronavirus. Y, es un parche.

Vacuna contra el coronavirus: un parche sería la solución

Andrea Gambotto, uno de los investigadores de la Universidad de Pittsburgh, está pidiendo permiso para experimentar el parche mágico en humanos, después de los excelentes resultados que ha encontrado en animales. Si las pruebas finales comenzaran ahora, en 5 meses podrían tener el producto en el mercado. En realidad es un parche muy especial, en su interior tiene 400 agujas muy finas capaces de entregar el antídoto.

La vacuna experimental contra el coronavirus es un parche de 1,5 cm de ancho. Consta de 400 agujas muy finas que suministran la mayor cantidad de microperforaciones en el brazo o el hombro, permite el desarrollo de la inmunidad al virus del SARS-CoV-2 en dos semanas, hasta que alcanza en 3 o 4 semanas un nivel de anticuerpos suficiente para combatir el virus de manera decisiva.

«Con el SARS, explicó Andrea Gambotto, ya en 2003 habíamos identificado la proteína clave que debemos utilizar como objetivo para el nuevo SARS-Cov-2: la proteína «spike», que es la que forma las puntas (en realidad más parecidas a pequeñas sombrillas) de las que está compuesta la corona del virión y que es utilizada por el virus para entrar en las células uniéndose a sus receptores. La proteína de punta es una especie de llave que el virus utiliza para entrar en las células: si bloqueas esa llave, puedes detener el virus».

¿Pero por qué hacerla en forma de parche?

Es una elección estratégica, la administración de la vacuna a través de un parche permite dosificar la cantidad del producto, alrededor de 1/4 de lo que se inyectaría con una jeringa, también permite proteger la propia vacuna de un transporte difícil, de hecho, una cosa es transportar parches en las partes pobres del planeta, otra cosa es transportar la vacuna en cápsulas típicas, que también necesitan temperaturas muy bajas durante el viaje.