Vacuna contra la Covid-19: ¿Por qué tarda un mes en ser efectiva?

¿Es cierto que se puede contraer el virus durante el primer mes después de la vacunación? ¿Cómo funcionan los anticuerpos de esta vacuna? ¿La vacuna seguirá siendo útil aunque aparezcan más variaciones? Veamos todas las respuestas a estos interrogantes. 

Según varios informes publicados en diferentes sitios del mundo, la vacuna no comienza  a funcionar en los primeros días tras la vacunación, por lo que es posible infectarse aun después de habérsela aplicado. Según los ensayos, los primeros anticuerpos de la vacuna se presentan unos diez días después de la primera inyección.

De hecho, a las dos o tres semanas después de la inoculación de la vacuna, la protección es aproximadamente de un 70%, esto hace que sea necesaria una segunda inyección una vez pasadas esas tres semanas. Cuando se ha aplicado la segunda dosis y pasa una semana adicional, las vacunas de Pfizer-BioNTech y la de Moderna alcanzan una protección del 95%, así que cerca del 5% de los vacunados no desarrollaron anticuerpos incluso después de haber pasado por la segunda vacunación.

La única manera de conocer si se han desarrollado anticuerpos e inmunidad es pasar por una prueba serológica al menos diez días después de la segunda vacunación. Tener una protección del 95% es algo muy positivo y es más alto que la vacunación para otras enfermedades. Por ejemplo, la vacunación contra la gripe garantiza una protección de entre el 70 y el 90 por ciento, mucho menos que la vacuna para el Covid-19.

Pero ¿Por qué a la vacuna le toma un mes ser efectiva?

Al cuerpo humano le toma unos días en empezar a producir anticuerpos específicos para batallar con una enfermedad. Para el caso del coronavirus, la vacuna hace que el organismo reconozca la proteína de la espiga, la cual es empleada por el virus para entrar en las células, este proceso toma algunos unos días.  Aquí, los linfocitos B comienzan a producir y a liberar algunos anticuerpos en el torrente sanguíneo. Estos primeros anticuerpos se denominan inmunoglobulina M o IgM, pero todavía no son los anticuerpos específicos para tratar al virus, por lo que, pese a que luchen contra la infección, los resultados no serán muy eficaces. Una vez hayan pasado diez días, los linfocitos B producen otros anticuerpos llamados inmunoglobulina G o IgG, los cuales están preparados para luchar contra la enfermedad, pero seguirán mejorando con el paso del tiempo.

Pero ¿Por qué tiene que haber una segunda vacunación?

La segunda dosis de refuerzo de la vacuna es necesaria justamente porque después de unas tres semanas nuestro sistema inmunitario ya ha creado IgG. Una semana después de la segunda dosis, la eficacia ya ha alcanzado su punto máximo.

¿Y qué pasa con las mutaciones?

Es cierto que el virus ha mutado excesivamente con mucha rapidez, y puede que sea necesario intervenir en la secuencia genética de la proteína de la espiga generada por la vacuna. Pero, hacer cambios en la vacuna no es una tarea complicada, a la mayoría de empresas solo les tomaría algunas semanas.

¿Por cuánto tiempo se va a ser inmune a la enfermedad? Esto dicen los últimos estudios.

Las vacunas se desarrollaron para evitar las peores consecuencias que el coronavirus ha mostrado hasta la fecha. Todavía no se puede decir si las vacunas pueden regular la probabilidad de contagio entre personas. Es por eso que las medidas de higiene y distanciamiento siguen siendo importantes.

Aun así, es muy importante tener en cuenta que el Covid-19 es una enfermedad muy nueva, por lo que todavía no sabemos cuánto durará realmente la inmunidad. Los primeros estudios han estimado una inmunidad de algunos meses, pero es necesario saber si se puede garantizar la cobertura durante años o si, como en el caso de la vacuna contra la gripe, es necesario repetirla anualmente.