Salud

Vacunas Covid-19: estos son algunos de los efectos secundarios que se han detectado hasta el momento

Investigadores del Scripps Research Translational Institute de California realizaron un estudio en el que descubrieron que las vacunas que combaten el Covid-19 provocaban que la frecuencia cardiaca aumentara inesperadamente y que este tipo de efecto secundario se generaba más en aquellas personas que ya sufrieron el contagio.

De igual forma, el aumento de la frecuencia cardíaca es uno de los síntomas más comunes en aquellas personas que ya fueron infectadas con el virus y se sometieron al tratamiento, es decir que es un síntoma que se genera en los individuos que ya se han recuperado en gran parte, por lo que se asocia con el síndrome post covid. Sin embargo, el número de pacientes que han sufrido de un aumento en su frecuencia cardiaca después de la vacuna es bastante alto y sospechoso, motivo por el que se señala como un posible efecto secundario no deseado.

Los investigadores realizaron el estudio por medio de una aplicación de smartphone que es capaz de registrar y reconocer las actividades fisiológicas de los smartwatches, de la cual obtuvieron datos que fueron consultados y proporcionados por una población de 4.000 ciudadanos americanos que hacían uso de la app.

Este increíble descubrimiento fue publicado en una página web, es decir subido a una plataforma digital, que se enfoca en la profundización de preguntas que tienen relación con temáticas que envuelvan o involucren a las ciencias y a la salud. Este sitio web es mejor conocido como MedRxiv. Este documento se convirtió en uno de los más importantes y sustanciosos con relación al tema de las vacunas que combaten al coronavirus, ya que se estaban presentando muchos pacientes que luego de aplicarse la vacuna contra el Covid-19, presentaban síntomas como fatiga, fiebre y dolor muscular. Luego de haber estudiado los datos que existían, se logró descubrir que durante los 3 primeros días luego de administrarse la primera vacuna, se había incrementado el ritmo cardiaco en aproximadamente 1,5 latidos por minuto (LPM), pero el aumento de la frecuencia cardiaca se daba más en las personas que se habían administrado la vacuna con Pfizer o Moderna.

Durante esta investigación se pudo determinar que no afectaba a los pacientes por diferencia de género, por lo que podía presente en ambos sexos. Es más, se pudo observar que a las personas que más afectaba eran a individuos que tenían una edad por debajo de los 40 años y que ya había sido contagiados con el virus. Al aplicar la segunda dosis, se registró el aumento de 1,5 LPM entre los primeros 5 días luego de ponerse la vacuna. Sin embargo, a nivel general, no mostró diferencias específicas entre los individuos que ya habían sido infectados o no anteriormente con este virus.

Este estudio permitió descubrir algunas sintomatologías en el aspecto fisiológico que se podían generar luego de haber administrado la vacuna. La investigación pudo identificar que, a los pacientes vacunados con Moderna y Pfizer, los cuales emplean la tecnología del ARN mensajero, llegaron a tener un aumento de la frecuencia cardiaca luego de haber tenido 2 días de haberse aplicado la vacuna contra covid 19 aunque estuvieran totalmente en reposo con un aumento en la primera dosis de vacunación de un 70% y un aumento en la segunda dosis de un 76%.

Publicaciones relacionadas