¿Por qué las ventanas de los aviones no están alineadas con los asientos?

Cualquier persona que haya tomado al menos una vez el avión seguramente se lo ha preguntado. Se trata de una asimetría más o menos evidente en función de la ubicación y el tipo de avión.

No señores, no existen errores de diseño: simplemente, cuando las aerolíneas solicitan un nuevo avión, o compran uno existente, ya hay agujeros en el fuselaje donde se instalarán las ventanas pero no los asientos.

Su diseño está pensado para que todos sus asientos estén perfectamente alienados con las ventanillas. Sin embargo, si nos fijamos en el suelo, veremos una serie de líneas metálicas bajo los asientos. Esas líneas funcionan como carriles y permiten moverlos con facilidad para acoplarlos a diferentes configuraciones.

Cuando una línea aérea mueve los asientos no suele hacerlo pensando en la comodidad de los pasajeros y mucho menos en las vistas al exterior. Cuántas más líneas de asientos se puedan meter, más billetes se pueden vender para el mismo vuelo, y más competitiva será la aerolínea en precios.

La competencia es especialmente intensa en vuelos cortos donde los viajeros a menudo sacrifican la comodidad con tal de pagar menos. Si en los últimos años has tenido la sensación de que los asientos son más estrechos, puedes respirar tranquilamente porque…. ¡es cierto! Así que no eres tú el que engorda.