Vivir con moho en casa puede provocar graves daños a la salud

En casi todos los hogares, es posible encontrar moho doméstico. Los mohos son organismos vivos que les gusta crecer en áreas oscuras y húmedas. Pueden ser muy fáciles de reconocer gracias a su apariencia y color verde oscuro o amarillento. Se forman en las zonas donde están las paredes y los techos, en los azulejos (baldosas cerámicas) o inclusive detrás de marcos de cuadros. También es fácil encontrarlos dentro de electrodomésticos, muebles o en el tambor de la lavadora.

La principal dificultad que se presenta con los mohos no es tanto la parte antiestética que observamos en los hogares con estos organismos, sino la contaminación de todo nuestro entorno.

¿Qué es el moho?

El moho es una colonia de diminutos hongos microscópicos que tienen la facilidad de reproducirse de manera rápida. Se proliferan en humedales y donde hay toda clase de fuentes hídricas. Se forman con una temperatura promedio de entre 15°C y 27°C.

Tipos de moho en el hogar

Podemos encontrar una gran diversidad de tipos de moho, pero todos tienen la capacidad de liberar sus esporas a la superficie, ocasionando alergias con facilidad. Sin embargo, en el hogar suelen existir 3 tipos diferentes de moho que son:

Mohos patógenos: este tipo de moho puede causar complicaciones en personas que padecen enfermedades agudas o tienen el sistema inmunológico debilitado.

Mohos alergénicos: son los que más encontramos en nuestra casa, ocasionan reacciones respiratorias y ataques de asma en personas sensibles.

Moho toxigénicos: aunque son los que más originan daños en la salud, también son los más raros. Producen microtoxinas que pueden perjudicar nuestros órganos vitales.

Aunque muchas veces no los veamos, los mohos pueden causar graves problemas a nuestra salud. De hecho, sus esporas se pueden percibir generando con facilidad algunas reacciones como: estornudos, congestión nasal, dolor de garganta, tos y dolor de cabeza.

¿Cómo podemos deshacernos de los mohos en nuestro hogar?

  • Ventile a diario todas las habitaciones de la casa y no permita que se formen vapores de condensación.
  • Puede aplicar pinturas contra moho.
  • Compruebe el porcentaje de humedad del aire con un higrómetro y tenga en cuenta que no se supere el 50%.
  • Puede utilizar lejía para quitar las manchas de moho de las paredes blancas.
  • Utilice purificadores de aire para eliminar las esporas que se encuentran en el ambiente.
  • Lave y desinfecte los pisos y accesorios de la comida con agua y bicarbonato de sodio o agua y vinagre.
NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address