BellezaLifeStyle

Yoga: beneficios para la columna vertebral

El yoga es una disciplina compleja que trae consigo un gran número de beneficios para nuestra salud, especialmente para el cuidado de las articulaciones y la columna vertebral. 

Muchos estudios confirman que el yoga es una de las mejores técnicas para ayudar a prevenir o eliminar los dolores de espalda severos, ya que gracias al sinnúmero de situaciones estresantes a la que es sometida nuestra columna, es común que aparezcan constantes incomodidades y dolores. No importa la actividad que se esté realizando, ya sea levantar pesas, llevar zapatos con tacones altos o unas plantillas incómodas, se debe hacer lo posible por preservar y defender la movilidad de nuestro organismo.

Beneficios especiales del yoga para la columna.

Mejora la flexibilidad: practicar yoga va mejorando paulatinamente la flexibilidad general del cuerpo, haciendo que se reduzcan las tensiones y la probabilidad de sufrir dolores de espalda.

Reduce las cargas de ansiedad y estrés: Según una investigación realizada por Ronald C. Kessler, sociólogo y profesor en el Harvard Medical School de Massachusetts: “La práctica habitual del yoga reduce el estado de ansiedad y el estrés de manera similar al de una terapia médica convencional”.

Alinea la cabeza: Aunque muchos no lo crean, la cabeza tiene mucho más peso del que imaginamos, motivo por el que su posición está directamente concentrada sobre los músculos del cuello y de la espalda. Por lo tanto, el yoga es una práctica que ayuda a mantener todo en su lugar.

Cuida las articulaciones: La práctica de yoga permite que las articulaciones reciban más nutrientes y, en consecuencia, prevengan el desarrollo de la artritis degenerativa.

Aumenta los niveles de fuerza: Se trata de una práctica que tonifica e incrementa la musculatura progresivamente, beneficio que contribuye con la protección de las articulaciones y ayuda a prevenir patologías como la artritis.

Respiración y relajación: Muchas de las sesiones del yoga incluyen ejercicios de respiración. De hecho, existen posturas que se centran en el ritmo de la inhalación y la exhalación como técnica de meditación para relajar el cuerpo.

Mejora la movilidad de la columna vertebral: El yoga facilita la llegada de nutrientes a los discos vertebrales. Además, gracias a la flexibilidad generada, se van reduciendo las tensiones y la probabilidad de sufrir dolores de espalda.

Mayor libertad de movimientos: Las posiciones que ofrece esta disciplina generalmente nos motivan a ir más allá, en especial para cuanto podemos estirarnos, por lo tanto, cada vez estaremos más saludables y flexibles, ya que se trabajan todos los músculos del cuerpo.

Fortalece los huesos: Una de las mejores actividades para la salud ósea es el levantamiento de pesas, y en muchas posturas de yoga se requiere de esta actividad, pero con nuestro propio peso.

Conciencia: Otro de los importantes beneficios que ofrece el yoga es la conciencia corporal. Con la práctica de esta disciplina, es posible sentir cuando tus problemas de espalda comienzan a agudizarse. Al tener más conciencia sobre lo que sucede dentro de ti, podrás atender el problema con mayor responsabilidad y acudir con un especialista si es necesario.

Ayuda a mejorar el equilibrio: El equilibrio es una medida de fuerza, flexibilidad y conciencia. Por lo tanto, el yoga es una manera maravillosa de mejorar la conexión con el cuerpo y de enseñar a los músculos a ser estables en diferentes posiciones. De esta forma, podrás adquirir más agilidad y evitar algunas lesiones. Incluir algunos ejercicios de yoga en tu rutina de ejercicios también puede ser útil para prevenir accidentes y debilidad en la columna vertebral.