Cocina, recetas y alimentos

Verduras: esta es la mejor forma de cocinarlas

Para nadie es un secreto que la mayoría de los alimentos poseen una amplia variedad de nutrientes en su interior. Sin embargo, tanto la cantidad, como las características de estos se pueden ver afectadas teniendo en cuenta la forma en la que se preparan y la temperatura que alcanzan durante su cocción. Lo mismo sucede con otras propiedades como su mayor o menor digestibilidad, el sabor, la cantidad y el tipo de grasas que aportan al organismo.

La principal función de la cocción de un alimento es hacerlo digerible, deshacerse de las posibles bacterias que este pueda tener, conseguir que resulten apetitosos y proporcionarles la temperatura perfecta en cada caso.

Los métodos de cocción que se utilizan en cada alimento genera una revolución en su interior que puede llegar a alterar su textura, su sabor, su aspecto y, especialmente, su valor nutricional. La mayoría de las personas están convencidas de que la mejor forma de cocinar las verduras en hirviéndolas. Lo cierto es que están muy equivocados y, en realidad, es uno de los métodos de cocción menos recomendado.

A la hora de cocinarlos, se debe tener en cuenta que cada técnica culinaria afecta de forma diferente a los alimentos desde el punto de vista nutricional.

Entonces ¿Cuál es el mejor método para cocinar las verduras?

Comencemos explicando los motivos del porque no se recomienda hervir los vegetales. Los expertos aseguran que esta forma de cocinar tiende a hacer que los alimentos absorban grandes cantidades de agua y, por lo tanto, pierdan varios de sus nutrientes, entre ellos las vitaminas y los minerales.

Una vez dicho esto, el método de cocción más adecuado para los vegetales es la cocción al vapor. Siendo un poco más específicos sobre sus beneficios, este método le permite al alimento conservar mejor su sabor, al mismo tiempo que sus nutrientes, ya que no entrará en contacto directo con el agua.

Así como la cocción al vapor, poner a cocinar las verduras en una olla a presión también puede ser una buena idea, especialmente teniendo en cuenta que con esta herramienta el tiempo de cocción es más corto, lo que reduce la probabilidad de que las verduras pierdan sus nutrientes. De igual forma, su sabor y textura no cambiarán, al contrario, se verán beneficiados, ya que quedarán intensos y crujientes.

Ahora que conoces estas recomendaciones, lo único que se debe hacer es poner en práctica estos cortos pero valiosos trucos que te ayudarán a cocinar este tipo de alimentos que los expertos recomiendan para mantener tu organismo saludable y equilibrado gracias a su variedad de fibras, vitaminas y minerales.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Lorena Fernandez