¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Sexo y relaciones

Cómo alargar las relaciones sexuales (sin fármacos)

La importancia de mantener una vida sexual satisfactoria y duradera no puede subestimarse. No solo fortalece la conexión emocional entre las parejas, sino que también mejora la salud física y mental. Sin embargo, muchos se enfrentan al reto de prolongar las relaciones sexuales sin recurrir a fármacos. Afortunadamente, existen métodos efectivos y naturales para lograrlo.

Ejercicios físicos para mejorar el rendimiento sexual

Mejorar el rendimiento sexual no solo depende de la salud mental y emocional, sino también del estado físico. Incorporar ciertos ejercicios en la rutina diaria puede hacer una gran diferencia en la duración y calidad de los encuentros íntimos.

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel se centran en fortalecer los músculos del suelo pélvico. Estos músculos son fundamentales para controlar la eyaculación y mejorar la intensidad y duración de las relaciones sexuales. Al fortalecer estos músculos, se puede tener un mejor control del momento de la eyaculación y prolongar la relación sexual.

Para realizar ejercicios de Kegel:

  1. Identificar los músculos del suelo pélvico (los mismos que se usan para detener el flujo de orina).
  2. Contraer estos músculos durante 5 segundos.
  3. Relajar por 5 segundos.
  4. Repetir el ciclo 10-15 veces, tres veces al día.

Entrenamiento cardiovascular

El ejercicio cardiovascular juega un papel crucial en la mejora del rendimiento sexual. La actividad física aumenta el flujo sanguíneo y mejora la resistencia, ambos factores vitales para una vida sexual saludable.

Algunas formas de entrenamiento cardiovascular incluyen:

Correr o caminar rápido: ayuda a fortalecer el corazón y mejorar la circulación.

Nadar: aumenta la resistencia sin causar demasiado estrés en las articulaciones.

Bicicleta: puede ser una forma divertida y eficaz de mejorar la resistencia.

La clave está en realizar estas actividades de manera regular. Se recomienda al menos 30 minutos de ejercicio cardiovascular, cinco veces a la semana. Este tipo de entrenamiento no solo mejora la condición física, sino que también reduce el estrés y la ansiedad, factores que pueden afectar negativamente el rendimiento sexual.

Técnicas de control mental y relajación

Para muchos, el final rápido de una relación sexual puede ser motivo de frustración. Sin embargo, existen técnicas de control mental y relajación que pueden ayudar a prolongar la experiencia. Estas incluyen la meditación, la respiración profunda y el mindfulness. No solo ayudan a reducir la ansiedad, sino que también mejoran el control y la satisfacción sexual.

Meditación y respiración profunda

La meditación y la respiración profunda son herramientas poderosas para reducir la ansiedad y el estrés. Estos estados emocionales pueden afectar negativamente el rendimiento sexual. Al incluir prácticas de meditación diaria y técnicas de respiración controlada, se pueden obtener numerosos beneficios para la salud sexual:

Reducción de la ansiedad: la meditación ayuda a calmar la mente, reduciendo el nerviosismo y la preocupación durante el sexo.

Mejora del enfoque: respiraciones profundas permiten centrarse en las sensaciones físicas, lo que aumenta el placer.

Control del ritmo: la respiración controlada puede ayudar a mantener el ritmo y retrasar la eyaculación.

¿Cómo practicar meditación y respiración profunda?

Encuentra un lugar tranquilo: siéntate en una posición cómoda y cierra los ojos.

Respira profundamente: inhala lentamente por la nariz, llenando tus pulmones de aire. Exhala lentamente por la boca.

Concéntrate en tu respiración: observa cómo el aire entra y sale de tu cuerpo, intentando mantener una respiración lenta y constante.

Despeja tu mente: trata de liberar cualquier pensamiento o preocupación, enfocándote únicamente en tu respiración.

Foto Freepik

Mindfulness en el sexo

El mindfulness es una técnica que se centra en estar plenamente presente en el momento. Aplicar el mindfulness durante las relaciones sexuales puede mejorar significativamente la experiencia.

Beneficios del mindfulness en el sexo

Mayor conexión emocional: estar presente permite una mejor conexión con la pareja, aumentando la intimidad.

Aumento del placer: al enfocarse en las sensaciones del momento, se intensifican las experiencias sensoriales.

Control de la excitación: estar consciente de las señales de tu cuerpo puede ayudarte a regular la excitación, prolongando la relación.

¿Cómo practicar mindfulness en el sexo?

Enfócate en tus sentidos: presta atención a lo que sientes, escuchas y ves durante el encuentro íntimo.

Acepta tus sensaciones: no juzgues ni trates de cambiar lo que sientes. Simplemente observa y disfruta.

Comunícate con tu pareja: hablar abierta y sinceramente con tu pareja sobre tus emociones y sensaciones puede enriquecer la experiencia.

Disfruta el momento: deja de lado preocupaciones y expectativas, y vive el presente con tu pareja.

Mejora de la comunicación con la pareja

Mejorar la comunicación con la pareja es esencial para alargar las relaciones sexuales y mantener una conexión emocional fuerte. La comunicación abierta y honesta puede transformar la vida sexual, permitiendo a ambos miembros de la pareja expresar sus deseos y necesidades.

Hablar sobre deseos y expectativas

Hablar abiertamente sobre los deseos y expectativas sexuales puede ser una tarea difícil, pero es crucial para una relación saludable y satisfactoria. Aquí hay algunos consejos para facilitar esta conversación:

Escoger el momento adecuado: encuentra un momento tranquilo y sin distracciones para tener esta conversación. Evita discutir estos temas durante o justo después de una pelea.

Ser honesto, pero respetuoso: habla de tus deseos y expectativas de manera clara pero con respeto. Evita el uso de lenguaje que pueda herir a tu pareja.

Escuchar activamente: es importante no solo hablar, sino también escuchar a tu pareja. Presta atención a sus palabras y muestra empatía.

Evitar la crítica: en lugar de criticar, utiliza frases en primera persona. Por ejemplo, “yo siento que…” En lugar de “tú nunca…”.

Buscar soluciones juntos: si hay diferencias en los deseos o expectativas, trabajen juntos para encontrar un punto medio que satisfaga a ambos.

Terapia de pareja

La terapia de pareja puede ser una herramienta valiosa para resolver problemas sexuales y mejorar la intimidad. Aquí se explican algunos beneficios clave:

Identificación de problemas: un terapeuta puede ayudar a identificar y abordar problemas subyacentes que afectan la relación sexual.

Mejorar la comunicación: aprender técnicas de comunicación efectiva puede reducir los malentendidos y las frustraciones.

Fortalecer la conexión emocional: trabajar juntos en terapia puede aumentar la intimidad emocional, lo que a menudo lleva a una mejor vida sexual.

Técnicas y ejercicios: los terapeutas pueden proporcionar ejercicios específicos y técnicas para mejorar la vida sexual de la pareja.

Hábitos de estilo de vida saludable

Adoptar un estilo de vida saludable no solo beneficia tu salud general, sino que también puede mejorar significativamente tu rendimiento sexual. Aquí se presentan algunos hábitos que pueden ayudarte a prolongar las relaciones sexuales de manera natural.

Alimentación y nutrición

Lo que comes afecta directamente tu energía y rendimiento en la cama. Una dieta equilibrada y rica en nutrientes puede hacer maravillas para tu vida sexual. Algunos alimentos que pueden mejorar la salud sexual incluyen:

Frutas y verduras: la mayoría son ricas en antioxidantes que mejoran la circulación sanguínea.

Frutos secos y semillas: almendras, nueces y semillas de calabaza contienen zinc y magnesio, que son esenciales para la salud sexual.

Pescado graso: el salmón y las sardinas son ricos en ácidos grasos omega-3, que ayudan a mantener la salud cardiovascular y mejorar la circulación.

Chocolate oscuro: contiene flavonoides que mejoran el flujo sanguíneo y aumentan el deseo sexual.

Además de incluir estos alimentos en tu dieta, también es importante evitar ciertos productos que pueden afectar negativamente tu rendimiento, como los alimentos ultraprocesados, el exceso de azúcar y las grasas trans.

Descanso y sueño

El descanso adecuado es vital para mantener un rendimiento sexual óptimo. Dormir mal afecta tu energía, estado de ánimo y niveles hormonales, todo lo cual puede influir negativamente en tu vida sexual. Aquí hay algunas razones por las cuales el sueño es crucial:

Regulación hormonal: durante el sueño, tu cuerpo produce hormonas esenciales como la testosterona, que es importante para el deseo sexual.

Reducción del estrés: la falta de sueño aumenta los niveles de cortisol, una hormona del estrés que puede reducir el deseo sexual.

Mejora de la energía: dormir bien te proporciona la energía necesaria para disfrutar de relaciones sexuales más prolongadas y satisfactorias.

Para mejorar tu calidad de sueño, sigue estas recomendaciones:

Mantén un horario de sueño regular: trata de dormir y despertarte a la misma hora todos los días.

Crea un ambiente relajante: asegúrate de que tu dormitorio sea un lugar tranquilo y cómodo.

Evita estimulantes antes de dormir: limita el consumo de cafeína y dispositivos electrónicos antes de acostarte.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito