Estilo de vida

Cómo eliminar bacterias en la cocina y dónde se esconden

La cocina es uno de los lugares de nuestro hogar donde las bacterias pueden proliferar fácilmente. Con tantas superficies en las que posarse, la humedad generada por el vapor al cocinar y la presencia de alimentos, se convierte en un caldo de cultivo perfecto para estos microorganismos.

Los rincones más contaminados de la cocina

La bayeta de cocina: un peligroso foco de bacterias

Si creías que el lugar más contaminado de tu hogar era el inodoro, te sorprenderá saber que la bayeta de cocina acumula hasta seis veces más bacterias que la tapa del váter. Este trapo húmedo, que recoge todo tipo de restos, se convierte en un caldo de cultivo ideal para los microorganismos. Un estudio realizado por el consejo de higiene global reveló que el 60% de las bayetas analizadas estaban contaminadas con E.coli, una bacteria indicadora de contaminación fecal.

Superficies de contacto frecuente: grifo, tiradores y encimeras

El grifo, los tiradores de los muebles y las encimeras también son lugares propensos a la acumulación de bacterias. Estas superficies, al estar constantemente en contacto con nuestras manos y la humedad, facilitan el traslado de los microorganismos de un lugar a otro. Es importante prestar especial atención a su limpieza y desinfección.

El móvil, un foco de contaminación inadvertido

¿Sabías que tu teléfono móvil puede albergar hasta 600 tipos de bacterias? Esto se debe a que lo llevamos a todas partes y lo tocamos constantemente, incluso en la cocina. Si consultas recetas o utilizas el móvil mientras cocinas, es importante recordar que las bacterias pueden transferirse fácilmente de las superficies a tu dispositivo. Por lo tanto, es recomendable limpiar y desinfectar regularmente el teléfono para evitar la proliferación de microorganismos.

Cómo eliminar las bacterias en la cocina

La importancia de una limpieza adecuada

Limpiar la cocina de forma regular es fundamental para eliminar la suciedad y los restos de alimentos que pueden convertirse en un caldo de cultivo para las bacterias. Sin embargo, es importante tener en cuenta que limpiar no es lo mismo que desinfectar. Muchos limpiadores eliminan la suciedad, pero no son efectivos para eliminar los microorganismos. Para una desinfección adecuada, es necesario utilizar soluciones limpiadoras que inactiven o eliminen los microorganismos presentes.

La desinfección por calor

Una forma efectiva de eliminar las bacterias en la cocina es mediante la desinfección por calor. Esto se puede lograr utilizando el microondas o introduciendo las esponjas y bayetas en el lavavajillas con un ciclo de secado. Estos métodos de desinfección eliminan hasta el 99% de las bacterias presentes en estos utensilios de limpieza. Es importante recordar que las esponjas y bayetas deben enfriarse antes de su uso y no deben secarse para evitar la proliferación de bacterias.

Cuidado con los puntos críticos

Además de los rincones mencionados anteriormente, existen otros puntos críticos en la cocina que suelen pasarse por alto en la limpieza y desinfección. Estos incluyen las juntas de las neveras, los interruptores y mandos, las mesetas de trabajo, las tablas de cortar, los recovecos de las pequeñas máquinas de cocina, las campanas extractoras, los cubos de basura y cualquier electrodoméstico. Es importante prestar atención a estos lugares y realizar una limpieza y desinfección periódica para garantizar la eliminación de las bacterias.

Hábitos de limpieza y desinfección

Según el «estudio sanytol sobre los gérmenes en el hogar», muchos españoles no son conscientes de la importancia de una limpieza y desinfección adecuadas en la cocina. El estudio revela que el 55% de los encuestados cree que cualquier limpiador es suficiente para eliminar los gérmenes, lo cual no es cierto. Es importante utilizar productos desinfectantes específicos y seguir las instrucciones de uso para garantizar una desinfección efectiva.

Cambio y lavado frecuente de utensilios de limpieza

Los estropajos, esponjas y bayetas de cocina son elementos que acumulan una gran cantidad de bacterias. Se recomienda cambiarlos y lavarlos con frecuencia para evitar la proliferación de microorganismos. Si se utilizan esponjas, se pueden desinfectar sumergiéndolas en soluciones desinfectantes o calentándolas en el microondas durante dos minutos a la máxima temperatura. Es importante permitir que se enfríen antes de su uso.

La importancia de la limpieza en la nevera

El interior de la nevera es otro lugar propenso a la acumulación de bacterias. Es importante limpiarla a fondo al menos una vez al mes y almacenar los alimentos en recipientes cerrados. Las frutas y verduras deben colocarse en el cajón de la nevera para evitar la contaminación cruzada. Además, se recomienda mantener el interior de la nevera limpio y ordenado para prevenir la proliferación de bacterias.

Evitar la contaminación cruzada en la cocina

La contaminación cruzada es uno de los principales riesgos para la salud en la cocina. Para evitarla, es importante utilizar tablas de cortar separadas para alimentos crudos y alimentos listos para consumir. Además, se debe tener cuidado al manipular alimentos como carne y pescado crudos, lavarse las manos con frecuencia y utilizar utensilios limpios para cada tipo de alimento.

Otros consejos para mantener la cocina libre de bacterias

Además de la limpieza y desinfección adecuadas, existen otros consejos útiles para mantener la cocina libre de bacterias. Algunas recomendaciones incluyen lavar y desinfectar los picaportes, manijas de puertas, electrodomésticos y aparatos tecnológicos con regularidad. También se recomienda limpiar y desinfectar los cepillos de dientes y sus vasos, así como los suelos de la cocina.

 

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo