Salud

Consejos efectivos para dejar de comer en exceso

Si alguna vez has experimentado la sensación de comer en exceso y quieres ponerle fin a este hábito, estás en el lugar correcto. A continuación, te proporcionaremos una serie de consejos efectivos para evitar comer de más y mantener un estilo de vida saludable.

Cambia el tamaño de tus platos y cubiertos

Según un estudio realizado por la Universidad de Utah, el tamaño de los platos y cubiertos que utilizamos puede influir en nuestra percepción de saciedad. Si utilizamos platos más pequeños y cubiertos más grandes, nuestro cerebro recibirá señales de que hemos comido lo suficiente antes de que nuestro estómago se sienta lleno. Esto nos ayudará a evitar comer en exceso.

Aprovecha la luz natural

La exposición a la luz natural puede tener un impacto significativo en nuestro apetito. Varios estudios han demostrado que pasar al menos una hora más al día al aire libre, especialmente durante el día, reduce la necesidad de consumir alimentos calóricos. La luz natural estimula la producción de serotonina, una hormona que regula el estado de ánimo y el apetito.

Opta por alimentos calientes

Si quieres sentirte más satisfecho después de una comida, elige alimentos calientes o al menos templados. Estudios han demostrado que las comidas calientes envían más señales de saciedad al cerebro que las comidas frías. Comenzar la comida con un caldo casero desgrasado puede calmar tu apetito inicial y ayudarte a evitar comer en exceso posteriormente.

Evita los sabores artificiales

Aunque los sabores artificiales pueden hacer que los alimentos sean más apetitosos, también pueden desencadenar un hambre voraz. El glutamato monosódico, utilizado como potenciador de sabor en muchos alimentos procesados, puede provocar un aumento del apetito y llevarnos a comer más de lo necesario. En lugar de consumir alimentos con sabores artificiales, opta por alimentos naturales y frescos.

Bebe agua antes de comer

A menudo, confundimos la sed con el hambre y terminamos comiendo cuando en realidad solo necesitamos hidratarnos. Antes de picar algo entre comidas, bebe un vaso de agua. Además de mantenernos hidratados, el agua puede ayudarnos a controlar nuestro apetito y descubrir que no era hambre lo que sentíamos, sino sed.

Aprovecha los aromas de los alimentos

El olor de los alimentos puede tener un impacto significativo en nuestra sensación de saciedad. Los platos que desprenden aromas deliciosos pueden ayudarnos a comer menos, ya que el olor contribuye a disminuir el apetito. Por lo tanto, es recomendable especiar tus comidas y tomarte un momento para disfrutar del aroma antes de comer. Esto te ayudará a controlar mejor tus porciones y evitar comer en exceso.

Engaña a tu cerebro con el cepillado de dientes

A veces, después de una comida, seguimos sintiendo ganas de comer algo dulce. Para engañar a tu cerebro y evitar comer de más, cepíllate los dientes. El sabor a menta del dentífrico puede ayudarte a reducir las ganas de comer dulces y mantener el control sobre tus hábitos alimenticios.

Elige chocolate como final de las comidas principales

Si eres amante del chocolate, tenemos buenas noticias para ti. Terminar las comidas principales con una porción pequeña de chocolate puede aumentar la producción de serotonina, una hormona que regula el estado de ánimo y reduce el apetito. Además, el sabor dulce del chocolate envía una señal al cerebro de que la comida ha terminado, ayudándote a evitar comer de más.

Evita el consumo excesivo de edulcorantes

El uso excesivo de edulcorantes artificiales puede aumentar el apetito y desencadenar un mayor consumo de alimentos. Aunque los edulcorantes pueden parecer una alternativa saludable al azúcar, es importante tener en cuenta que pueden tener un impacto negativo en nuestro apetito y en la regulación de la ingesta de alimentos.

Tómate un tiempo para relajarte antes de cenar

Después de un largo día, es comprensible que llegues a casa con hambre y ansias de comer. Sin embargo, recurrir a la comida como una forma de aliviar el estrés puede llevarnos a comer de más y afectar negativamente nuestra salud y bienestar.

Mantén tu mente ocupada

Cuando sientas el impulso de comer fuera de las comidas programadas, en lugar de abrir la nevera o la despensa, busca actividades que te distraigan y mantengan tu mente ocupada. Sal a dar un paseo, haz ejercicio, lee un libro o realiza cualquier otra actividad que te guste y te permita centrar tu atención en algo diferente a la comida.

Elige alimentos saciantes

Incluir alimentos saciantes en tu dieta puede ayudarte a controlar el apetito y evitar comer en exceso. Los alimentos ricos en fibra, proteínas y agua son especialmente efectivos para mantener la sensación de saciedad durante más tiempo.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo