Salud

¿Cuál es la relación entre sobrepeso e hipertensión?

Tener sobrepeso no es una cuestión únicamente de estética. Son muchas las enfermedades que pueden derivarse de la obesidad y una de las más comunes es precisamente la hipertensión. Conoce aquí, qué relación hay entre ellas y por qué es importante tener en cuenta estos aspectos si padeces de estas afecciones.

¿Qué es la Hipertensión?

El aumento de la presión en las paredes de las arterias es lo que conocemos como hipertensión y es importante acotar que es una de las mayores causas de muerte en el mundo. Es una patología que se puede tratar y mantener controlada, pero en caso de no ser así, podría desencadenar trastornos mayores como un infarto al miocardio, una trombosis o una hemorragia cerebral.

A medida que las arterias soportan la presión alta de manera continua, se van endureciendo y se van tornando más gruesas, por lo que se dificulta el paso de la sangre a través de ellas. Muchas veces esta patología no posee síntomas claros, por lo que es necesario estar alerta y realizar los debidos chequeos correspondientes para que pueda ser atendida y tratada a tiempo.

Sobrepeso: entre los factores más importantes para llegar a la hipertensión

No hay estudios exhaustivos que culpen únicamente al sobrepeso o a la obesidad de causar hipertensión. Hacer ese señalamiento como factor único es engañarse, pues las causas pueden ser diversas y aún se encuentran en proceso de investigación, pero tampoco es un secreto que las personas con sobrepeso están mucho más expuestas a tener la presión más alta que un individuo con un peso dentro de los parámetros normales.

Lo que sí está totalmente comprobado es que la presión arterial se eleva considerablemente a medida que se aumenta de peso, así que en definitiva existe una clara relación entre estas dos patologías.

Mientras más peso, mayor es la frecuencia de hipertensión arterial

Las personas con sobrepeso tienen una frecuencia de hipertensión arterial entre dos y tres veces superior a las de un individuo con peso normal, y por esta razón, uno de los principales tratamientos a pacientes con hipertensión es precisamente iniciar una diet. De hecho, el control de peso se considera como un pilar fundamental para el tratamiento no farmacológico de la hipertensión, en el que debe haber una reducción de la ingesta calórica y el aumento de actividad física como caminar o hacer bicicleta.

En definitiva, el hecho de perder peso contribuye de manera considerable al tratamiento, regulando los niveles de colesterol, facilitado el trabajo cardíaco y manteniendo debidamente controlada la tensión arterial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.