¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

¿Qué fuentes de carbohidratos debería elegir para limitar el aumento de peso a largo plazo?

La alimentación juega un papel fundamental en nuestra salud, y elegir los alimentos adecuados puede ser clave para controlar el peso y prevenir enfermedades. Basándonos en una investigación realizada por científicos estadounidenses, descubriremos qué alimentos ricos en almidón pueden contribuir a un aumento de peso significativo y qué opciones más saludables podemos elegir para mantenernos en forma.

El impacto de los carbohidratos en el peso corporal

Los carbohidratos son una fuente importante de energía para nuestro organismo. Sin embargo, no todos los son iguales y su consumo en exceso puede conducir a un aumento de peso no deseado. Según el estudio realizado por los investigadores estadounidenses, el índice y la carga glucémica, que miden el efecto de los alimentos en los niveles de glucosa en sangre, están relacionados con el aumento de peso a largo plazo.

Los alimentos ricos en almidón, como las patatas, los guisantes y el maíz, así como las bebidas azucaradas, se asocian con un mayor aumento de peso alrededor de los 50 años. Por otro lado, consumir alimentos ricos en fibra y carbohidratos provenientes de cereales integrales, frutas y verduras no almidonadas puede ayudar a controlar el peso a largo plazo.

Beneficios de privilegiar las fuentes de glucosa adecuadas

Las conclusiones de este estudio sugieren que elegir las fuentes adecuadas de glucosa puede tener un impacto significativo en la gestión del peso a largo plazo. Al aumentar la ingesta de carbohidratos provenientes de alimentos como el brócoli, las zanahorias y las espinacas, en lugar de las papas, los guisantes o el maíz, podemos reducir el riesgo de ganar peso de manera excesiva.

Además, se observó que estas asociaciones eran más fuertes en personas con sobrepeso, lo que resalta la importancia de la calidad y la fuente de los carbohidratos en la gestión del peso. Específicamente, las mujeres parecen verse más beneficiadas que los hombres al elegir opciones más saludables de fuentes de glucosa.

Foto Freepik

Estudio detallado sobre las fuentes de glucosa y el aumento de peso

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron los datos de 136,432 hombres y mujeres de 65 años o menos que participaron en diferentes estudios a lo largo de 24 años. Estos participantes estaban en buen estado de salud al inicio de la investigación y se les pidió que completaran cuestionarios periódicos sobre diferentes factores, como antecedentes médicos y estilo de vida.

A lo largo de los cuatro años de seguimiento, se observó un aumento promedio de peso de 1.5 kilogramos cada cuatro años, lo que equivale a casi nueve kilogramos durante el período estudiado. Los resultados mostraron que un aumento diario de 100 gramos de almidón o azúcar agregada se asociaba con un aumento de peso promedio de 1.5 kilogramos y 900 gramos, respectivamente. Por otro lado, un aumento diario de 10 gramos de fibra se asociaba con una reducción de peso de 800 gramos.

Alimentos que favorecen el control de peso a largo plazo

A continuación, presentamos una lista de alimentos que se pueden privilegiar para limitar la ganancia de peso a largo plazo, según los resultados del estudio:

Brócoli: este vegetal crucífero es una excelente fuente de nutrientes y bajo en calorías. Su alto contenido de fibra y glucosa de calidad hacen de este alimento una opción ideal para controlar el peso.

Zanahorias: las zanahorias son ricas en carotenoides y vitamina A, además de ser bajas en calorías. Su contenido de fibra y glucosa de calidad las convierten en una opción saludable para incluir en la dieta.

Espinacas: las espinacas son una fuente de hierro y otros nutrientes esenciales. Su bajo contenido calórico y su aporte de fibra las convierten en una opción recomendada para mantener el peso bajo control.

Cereales integrales: los cereales integrales, como el arroz integral y la quinua, son ricos en fibra y otros nutrientes esenciales. Estos alimentos son una fuente de glucosa de calidad y pueden ayudar a mantenernos saciados por más tiempo, evitando los antojos y el aumento de peso.

Frutas y verduras no almidonadas: las frutas y verduras como las manzanas, las fresas, las espinacas y los espárragos son opciones saludables para incluir en la dieta. Estos alimentos son bajos en calorías y ricos en fibra, vitaminas y minerales, lo que los convierte en aliados para mantener el peso bajo control.

Al elegir estas opciones en lugar de alimentos ricos en almidón, podemos reducir el riesgo de aumento de peso a largo plazo y promover una alimentación saludable.

Es importante tener en cuenta que este estudio se basa en observaciones y que cada persona es única. Por lo tanto, es fundamental adaptar la alimentación a las necesidades y preferencias individuales, además de mantener un estilo de vida activo y equilibrado.

¡Recuerda consultar a un profesional de la salud o un nutricionista antes de realizar cambios significativos en tu dieta!

4.6/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira