¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Cuidado con ducharte después de entrenar, existe un riesgo que no se debe subestimar

Ducharse después de hacer ejercicio es una práctica muy común, pero a menudo se subestiman los riesgos que conlleva.

Si bien el sudor es un mecanismo natural y beneficioso para nuestro cuerpo, la forma en que nos duchamos después del entrenamiento puede tener un impacto significativo en nuestra salud y bienestar.

La importancia del sudor durante el ejercicio

El sudor es una función fisiológica esencial que nos ayuda a regular la temperatura corporal y eliminar toxinas del organismo. Cuando realizamos actividad física, nuestro cuerpo se esfuerza por mantener un equilibrio térmico, y el sudor es el mecanismo que utiliza para lograrlo. Lejos de ser algo negativo, el sudor es una señal de que nuestro cuerpo está funcionando correctamente y expulsando aquello que no necesita.

Beneficios del sudor durante el ejercicio

  • Regulación de la temperatura corporal: el sudor ayuda a enfriar el cuerpo cuando se eleva la temperatura durante el ejercicio.
  • Eliminación de toxinas: a través del sudor, el cuerpo expulsa sustancias indeseadas como ácido láctico y otras toxinas.
  • Mejora de la circulación sanguínea: el aumento del flujo sanguíneo durante el ejercicio y la posterior evaporación del sudor mejoran la circulación.

Los riesgos de ducharse inmediatamente después del ejercicio

Foto Freepik

Si bien ducharse después del entrenamiento es una práctica común, existen algunos riesgos que a menudo se pasan por alto. Uno de los principales problemas es la exposición a cambios bruscos de temperatura, lo que puede desencadenar reacciones adversas en el organismo.

Shock térmico

Ducharse con agua demasiado fría o demasiado caliente después de una sesión de ejercicio puede provocar un shock térmico en el cuerpo. Esto ocurre cuando el organismo pasa de una temperatura extrema a otra de forma repentina, sin poder adaptarse adecuadamente. Este choque térmico puede causar:

  • Mareos
  • Desmayos
  • Irritación de la piel
  • Problemas circulatorios

Daño a la barrera lipídica

Además del shock térmico, las duchas excesivamente calientes o frías también pueden dañar la barrera lipídica de la piel, que es fundamental para mantener la hidratación y protección de nuestro mayor órgano. Este deterioro de la barrera lipídica puede derivar en:

  • Deshidratación
  • Irritación cutánea
  • Mayor susceptibilidad a infecciones

Cómo ducharse de manera segura después del ejercicio

Para evitar los riesgos asociados a las duchas después del entrenamiento, es importante seguir algunas recomendaciones:

Esperar a que el cuerpo se estabilice

No te duches inmediatamente después de finalizar tu actividad física. Deja que tu cuerpo tenga un tiempo de transición para que pueda volver a su estado de equilibrio natural. Espera unos 10-15 minutos antes de entrar a la ducha.

Ajusta la temperatura de manera gradual

En lugar de pasar de una temperatura extrema a otra, regula la temperatura de manera progresiva. Comienza con agua tibia y ve ajustando lentamente hasta alcanzar la temperatura deseada. Evita los cambios bruscos.

Utiliza productos adecuados

Opta por productos de higiene personal que no dañen la barrera lipídica de la piel, como jabones y geles de ducha suaves y sin perfumes agresivos.

Hidrata tu piel

Después de la ducha, asegúrate de hidratar tu piel con cremas o lociones que ayuden a restaurar la barrera protectora.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira