BellezaSalud

Cuidado del cabello: 5 cosas inesperadas que pueden dañar tu pelo

Además de seguir una rutina de cuidado del cabello, hay algunas acciones inesperadas que pueden dañarlo sin que nos demos cuenta

El cuidado del cabello es importante porque este es uno de los rasgos más importantes de nuestra apariencia y es capaz de resaltar los rasgos faciales, así como de cambiar nuestro estilo dependiendo de cómo lo peinemos y/o cortemos. Un cabello sano puede realzar aún más nuestro aspecto, mientras que si no lo está, puede contribuir a deslucirlo.

Para mantenerlo sano y fuerte, es esencial seguir una rutina capilar cuidadosa y específica. También es importante evitar estresar el cabello con productos agresivos o lavados demasiado frecuentes. Además, hay algunas cosas totalmente inesperadas que pueden dañar nuestro cabello sin que nos demos cuenta. Aquí te dejamos cinco de ellas y cómo evitarlas.

Tocarse demasiado el pelo

Uno de los gestos más frecuentes, sobre todo para quienes tienen el pelo largo, es tocarlo. Moverlo de un lado a otro, jugar con él mientras hablamos, etc. Sin embargo, esta acción habitual lo daña, ensuciándolo más rápidamente y creando pequeños traumas a las propias fibras capilares. Lo que hace que el cabello esté más apagado y frágil. Por lo tanto, es mejor evitar este hábito.

Cuidado del cabello sin traumatizarlo

Del mismo modo, cepillarse el pelo demasiado rápido o con fuerza, atarlo con demasiada frecuencia con pinzas, y sobre todo si lo haces cuando está mojado, son acciones que pueden dañar el tallo capilar, empobreciéndolo y/o rompiéndolo. Estas acciones pueden dañar el cabello y su bienestar natural. Por lo tanto, es importante cepillar el cabello con suavidad y evitar atarlo con demasiada frecuencia o cuando esté mojado.

No masajear el cuero cabelludo

Masajear el cuero cabelludo garantiza una mayor oxigenación de todo el pelo, que estará más limpio, ligero y brillante. Lavarlo con champú apresuradamente sin prestar atención a estos detalles hará que en poco tiempo luzca más apagado y menos luminoso y limpio. Por lo tanto, es importante prestar atención a este detalle y masajear el cuero cabelludo suavemente mientras se lava el cabello.

Comer alimentos ácidos afecta el cabello

Los alimentos ácidos como la carne roja, los productos lácteos, el café, las bebidas gaseosas, el chocolate, los azúcares puros, el pan blanco, etc. interfieren en el bienestar del hígado y de nuestro cuero cabelludo. Esto debilita la melena y lo priva de su brillo natural. Por lo tanto, se recomienda restringir estos alimentos y preferir alimentos alcalinos como la fruta y la verdura.

Usar una funda de almohada de algodón daña tu pelo

Las fundas de almohada de algodón pueden causar fricción y enredos en el cabello, lo que puede hacer que se rompa. En cambio, las fundas de seda o satén son más suaves y permiten que el cabello se deslice sin fricción. Además, las fundas de seda y satén también pueden ayudar a mantener la humedad natural del cabello, lo que puede hacer que se vea más brillante y saludable.

Además de los cinco puntos mencionados anteriormente, hay otras formas en las que se puede dañar el cabello sin darse cuenta. Por ejemplo, exponer el cabello a altas temperaturas de forma repetida, ya sea mediante secadores, planchas para el cabello o rizadores, puede dañar las fibras capilares y hacer que el cabello se vuelva quebradizo y sin vida. Por lo tanto, es recomendable limitar el uso de herramientas de calor y utilizar productos protectores del cabello antes de utilizarlos.

Ojo con la exposición al sol

También es importante tener en cuenta que la exposición al sol y al cloro de la piscina pueden ser perjudiciales para el cabello. La luz solar puede decolorar y dañar el cabello, mientras que el cloro puede hacer que el cabello se vuelva seco y quebradizo. Es importante proteger el cabello con un sombrero o pañuelo y usar un acondicionador para el cabello antes y después de nadar en una piscina.

Por último, es fundamental cuidar el cabello desde dentro. Una dieta equilibrada y rica en nutrientes es esencial para mantener un cabello sano y fuerte. Las proteínas, las vitaminas y los ácidos grasos omega-3 son particularmente importantes para el cabello, por lo que es recomendable incluir alimentos ricos en estos nutrientes en la dieta diaria. Además, beber suficiente agua es esencial para mantener el cabello hidratado y saludable.

 

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito