¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Belleza

Higiene: el grave error que todos cometemos con la funda de almohada

Dormir en una funda de almohada es una práctica común para muchos de nosotros. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado si una funda de almohada sucia puede causar problemas en tu piel? La respuesta es un rotundo sí. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo cuidar adecuadamente tu funda de almohada!

Error 1: no cambiar la funda de almohada con regularidad

Uno de los errores más comunes que cometemos es no cambiar nuestra funda de almohada con la frecuencia necesaria. En promedio, se recomienda cambiar la funda de almohada cada dos semanas para eliminar las bacterias que se acumulan en ella. Sin embargo, muchas personas no cumplen con esta recomendación y terminan durmiendo en una funda sucia durante mucho más tiempo. Esto puede tener consecuencias negativas para nuestra piel, ya que los residuos de productos capilares, sudor, maquillaje y células muertas de la piel se acumulan en la funda de almohada y pueden obstruir los poros, causando imperfecciones y brotes de acné. Por lo tanto, es importante establecer el hábito de cambiar regularmente la funda de almohada para mantener una piel clara y saludable.

Error 2: no limpiar la funda de almohada de forma adecuada

Otro error común es no limpiar adecuadamente la funda de almohada. Si bien cambiar la funda de almohada es importante, también lo es asegurarse de que esté limpia antes de usarla. Dependiendo del material de la funda de almohada, existen diferentes métodos de lavado recomendados. Para las fundas de almohada de algodón, se recomienda lavarlas a una temperatura de 60° para eliminar eficazmente los ácaros y las bacterias. Si la funda de almohada es de seda, es mejor lavarla a una temperatura de 30° y del revés para evitar dañarla. Es importante seguir las instrucciones de lavado específicas de cada tipo de funda de almohada para garantizar una limpieza adecuada y eliminar cualquier residuo que pueda obstruir los poros y causar problemas en la piel.

Error 3: no prestar atención a la calidad de la funda de almohada

La calidad de la funda de almohada también puede influir en la salud de nuestra piel. Las fundas de almohada de baja calidad pueden irritar la piel y causar rojeces, picor o incluso alergias. Es importante invertir en fundas de almohada de buena calidad que sean suaves, transpirables y hipoalergénicas. Opta por materiales naturales como el algodón orgánico o la seda, que son suaves para la piel y no obstruyen los poros. Además, elige fundas de almohada que sean fáciles de lavar y mantener limpias para evitar la acumulación de bacterias y residuos que puedan afectar la salud de nuestra piel.

Error 4: no cuidar el cabello antes de acostarse

Nuestro cabello también puede tener un impacto en la salud de nuestra piel cuando dormimos. Si no cuidamos adecuadamente nuestro cabello antes de acostarnos, los residuos de productos capilares, grasa y suciedad pueden transferirse a nuestra funda de almohada y luego a nuestra piel. Esto puede obstruir los poros y causar brotes de acné. Para evitar esto, es importante lavar y peinar el cabello antes de acostarse para eliminar cualquier residuo de productos y mantenerlo limpio. También puedes considerar usar una gorra de seda o envolver el cabello en una bufanda de seda para protegerlo y evitar que se transfieran aceites y suciedad a la funda de almohada.

Error 5: no cambiar la funda de almohada después de enfermar

Cuando estamos enfermos, nuestras fundas de almohada pueden convertirse en un caldo de cultivo para gérmenes y bacterias. Si no cambiamos la funda de almohada después de estar enfermos, estos gérmenes pueden permanecer en ella y causar problemas en nuestra piel cuando volvamos a dormir en ella. Es importante cambiar la funda de almohada después de una enfermedad para eliminar cualquier germen o bacteria que pueda haber quedado en ella. Esto ayudará a mantener nuestra piel saludable y prevenir posibles brotes.

Error 6: no elegir la funda de almohada adecuada para nuestro tipo de piel

Cada tipo de piel tiene diferentes necesidades y requerimientos. Por lo tanto, es importante elegir una funda de almohada que se adapte a nuestro tipo de piel. Si tienes la piel grasa, es recomendable optar por una funda de almohada de algodón o seda, ya que son materiales transpirables y no obstruyen los poros. Si tienes la piel seca o sensible, puedes considerar una funda de almohada de satén, que es suave y menos propensa a causar irritaciones. Además, evita las fundas de almohada de materiales sintéticos que pueden atrapar la humedad y el calor, lo que puede agravar los problemas de la piel.

3.7/5 - (6 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira