¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

El pegging, una práctica sexual cada vez más extendida y practicada por las parejas

El pegging se refiere a la práctica sexual en la que una persona con vagina penetra analmente a su pareja con un dildo o juguete sexual. Este acto, que implica la estimulación de la próstata, se ha vuelto cada vez más común entre las parejas que buscan explorar nuevas formas de placer y intimidad. Los orígenes del término «pegging» se remontan a una encuesta realizada por la revista Savage Love en el año 2001, donde los lectores propusieron este nombre para definir esta actividad.

Beneficios del pegging

Más allá de la exploración sexual, el pegging ofrece una serie de beneficios que van más allá del mero placer físico. Algunas de las ventajas que pueden experimentar las parejas que practican el pegging incluyen:

  • Estimulación de la próstata: la estimulación de la próstata, una glándula situada en la parte inferior de la vejiga, puede proporcionar a los hombres una sensación de placer intenso y orgasmos más intensos.
  • Aumento de la intimidad: el pegging requiere confianza, comunicación y vulnerabilidad entre las parejas, lo que puede fortalecer los vínculos emocionales y la conexión entre ellas.
  • Exploración de la sexualidad: esta práctica permite a las parejas expandir sus horizontes sexuales, experimentar nuevas sensaciones y romper con los estereotipos de género tradicionales.
  • Mejora de la salud sexual: cuando se practica de manera segura y con los cuidados adecuados, el pegging puede tener beneficios para la salud sexual, como una mejor función sexual y una mayor satisfacción.

Preparación y seguridad

Antes de aventurarse en el mundo del pegging, es fundamental tener en cuenta algunas consideraciones de seguridad y preparación. Algunas recomendaciones clave incluyen:

  • Comunicación abierta: hablar abiertamente con la pareja sobre las expectativas, límites y preocupaciones es esencial para crear un entorno seguro y de confianza.
  • Lubricación adecuada: utilizar lubricante a base de agua en abundancia es crucial para evitar lesiones y aumentar el placer.
  • Inicio gradual: comenzar con juguetes o dedos de menor tamaño y progresar lentamente a medida que se gana experiencia y comodidad.
  • Higiene y limpieza: asegurarse de limpiar adecuadamente los juguetes y las áreas involucradas antes y después de la actividad.
  • Uso de protección: considerar el uso de condones o barreras de látex para prevenir infecciones de transmisión sexual.

Técnicas y posiciones

A la hora de practicar el pegging, existen diversas técnicas y posiciones que las parejas pueden explorar para maximizar el placer y la comodidad. Algunas de las más populares incluyen:

  • Posición del misionero invertido: la persona con vagina penetra a su pareja mientras esta está acostada boca arriba.
  • Posición de «perrito»: la persona con vagina penetra a su pareja mientras esta está en cuatro patas.
  • Posición de «caballero»: la persona con vagina penetra a su pareja mientras esta está sentada sobre ella.
  • Posición de «esplörer»: la persona con vagina penetra a su pareja mientras esta está acostada de lado.

Cada pareja puede experimentar y encontrar las posiciones que les resulten más cómodas y placenteras.

Juguetes y accesorios

Para disfrutar del pegging, es importante contar con los juguetes y accesorios adecuados. Algunos elementos esenciales incluyen:

Foto Freepik
  • Dildo o arnés: un dildo de tamaño y forma apropiados, que puede ir sujeto a un arnés o cinturón.
  • Lubricante: un lubricante a base de agua, en abundancia, para facilitar la penetración y evitar lesiones.
  • Tapete o toalla: para mantener una superficie limpia y cómoda.
  • Toallitas húmedas: para limpiar los juguetes y las áreas involucradas antes y después de la actividad.

Es importante elegir productos de calidad y asegurarse de seguir las instrucciones de uso y limpieza.

Mitos y estigmas

Desafortunadamente, el pegging aún enfrenta algunos estigmas y malentendidos. Es importante desmitificar estas ideas preconcebidas y promover una mayor aceptación y comprensión de esta práctica. Algunos de los mitos más comunes incluyen:

  • «El pegging es solo para hombres homosexuales»: el pegging es una práctica que puede ser disfrutada por personas de cualquier orientación sexual.
  • «El pegging es sucio o degradante»: cuando se practica de manera segura y consensuada, el pegging es una forma de explorar la sexualidad de manera respetuosa y placentera.
  • «El pegging es peligroso»: si se siguen las medidas de seguridad adecuadas, el pegging puede ser una práctica segura y satisfactoria.

Desmitificar estos conceptos erróneos y promover una mayor aceptación del pegging es fundamental para que las parejas puedan explorarlo sin temor ni juicios.

Consejos para principiantes

Si estás interesado en probar el pegging, aquí te ofrecemos algunos consejos para principiantes:

  • Comunica tus deseos y límites: habla abiertamente con tu pareja sobre tus intereses y preocupaciones. Establecer una comunicación clara es clave.
  • Comienza de manera gradual: empieza con juguetes o dedos de menor tamaño y avanza lentamente a medida que te sientas más cómodo.
  • Prioriza la seguridad y el cuidado: utiliza lubricante abundante, sigue las recomendaciones de higiene y considera el uso de protección.
  • Experimenta con diferentes posiciones: prueba distintas posturas hasta encontrar las que más te gusten a ti y a tu pareja.
  • Mantén una actitud abierta y curiosa: abrárete a la exploración y el aprendizaje. El pegging puede ser una experiencia transformadora.

Recuerda que el pegging es una práctica que requiere confianza, comunicación y respeto mutuo. Disfrútalo a tu propio ritmo y en un entorno seguro.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira