¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Sexo y relaciones

Sexsomnia: ¿Qué es el sonambulismo sexual?

¿Sabías que existe un trastorno del sueño en el que las personas pueden realizar actos sexuales mientras duermen? Este fenómeno se llama sexsomnia, o sonambulismo sexual. Aunque suene increíble, quienes lo padecen no son conscientes de sus acciones, ya que están completamente dormidos. La sexsomnia es una parasomnia que puede generar situaciones complicadas y malentendidos, tanto para quienes la sufren como para sus parejas.

¿Qué es la sexsomnia?

Se trata de un trastorno del sueño en el que una persona realiza conductas sexuales mientras está dormida. Este fenómeno puede resultar sorprendente y, a menudo, genera situaciones incómodas tanto para el afectado como para quienes lo rodean.

La sexsomnia es una parasomnia, es decir, un tipo de trastorno del sueño que implica comportamientos anormales durante el sueño. Este trastorno se caracteriza por:

Conductas sexuales inapropiadas: las personas pueden intentar tener relaciones sexuales, masturbarse, tocarse a sí mismas o a otros, e incluso emitir gemidos sexuales mientras duermen. Todo esto ocurre sin que la persona tenga conciencia de sus acciones.

Inconsciencia durante el episodio: a diferencia de estar despierto, quienes sufren de esta complicación no tienen control ni memoria sobre lo que hicieron mientras estaban dormidos. Esto puede causar confusión y, en algunos casos, vergüenza al despertar.

Fases del sueño: ocurre típicamente durante las fases de movimiento ocular no rápido (NREM), particularmente en la fase N3, que es el sueño profundo.

Diferencias con el sonambulismo tradicional

Tipo de comportamiento: mientras que el sonambulismo tradicional implica caminar, realizar tareas diarias o hablar durante el sueño, la sexsomnia se centra específicamente en comportamientos sexuales.

Prevalencia del trastorno: la sexsomnia es menos común que el sonambulismo tradicional. Esto puede deberse a que muchas personas sienten vergüenza o incomodidad para hablar de sus síntomas sexuales.

Impacto emocional: los episodios de sexsomnia pueden tener consecuencias emocionales más severas, tanto para la persona afectada como para su pareja. La naturaleza íntima de los comportamientos sexuales puede llevar a malentendidos, tensiones en la relación y problemas legales.

Diagnóstico y tratamiento: aunque ambos trastornos pueden requerir tratamientos similares, como cambios en los hábitos de sueño y terapia cognitivo-conductual, el enfoque específico para la sexsomnia puede incluir asesoramiento sexual y de pareja para abordar las implicaciones emocionales y relacionales.

Causas y factores de riesgo

Factores psicológicos y emocionales

La salud mental y emocional juega un papel crucial en el desarrollo de la sexsomnia. Algunos factores que pueden contribuir incluyen:

Ansiedad y estrés: la ansiedad y el estrés crónico pueden alterar los patrones de sueño y desencadenar parasomnias. Las preocupaciones diarias pueden manifestarse durante el sueño de maneras inesperadas.

Trauma psicológico: las experiencias traumáticas pueden tener un impacto duradero en la mente y el cuerpo, manifestándose en trastornos del sueño.

Depresión: las personas con depresión pueden experimentar alteraciones en el sueño que aumentan el riesgo de padecerla.

Factores fisiológicos

Además de los factores psicológicos, existen varias condiciones fisiológicas que pueden aumentar el riesgo de desarrollarla:

Falta de sueño: la privación del sueño es uno de los factores más comunes. No dormir lo suficiente puede causar una variedad de problemas de salud, incluyendo parasomnias.

Consumo de alcohol y drogas: el alcohol y algunas drogas pueden alterar los patrones de sueño y aumentar la probabilidad de comportamientos anormales durante el sueño.

Enfermedades neurológicas: algunas condiciones neurológicas, como la epilepsia, pueden estar asociadas con episodios de sexsomnia.

Apnea del sueño: la apnea del sueño, un trastorno en el que la respiración se detiene y comienza reiteradamente mientras se duerme, también puede ser un factor de riesgo.

Foto Freepik

Diagnóstico y tratamiento

Esta condición puede ser un trastorno confuso y preocupante tanto para quien lo padece como para sus seres queridos. Sin embargo, con los métodos de diagnóstico adecuados y varias opciones de tratamiento, es posible manejar esta condición y mejorar la calidad de vida del afectado.

Métodos de diagnóstico

Diagnosticar la sexsomnia no es una tarea fácil debido a la naturaleza del trastorno y la falta de conciencia del paciente sobre sus acciones. Los especialistas en sueño emplean varias técnicas y pruebas para asegurarse de un diagnóstico correcto. Aquí se presentan los métodos más comunes:

Historial clínico: el primer paso suele ser una entrevista detallada con el paciente y, si es posible, con alguien que haya sido testigo de los episodios. Se analiza la historia médica, los hábitos de sueño y cualquier factor que pueda estar contribuyendo al trastorno.

Cuestionarios de sueño: estas herramientas ayudan a evaluar los hábitos y las rutinas de sueño del paciente. Permiten identificar posibles patrones y factores desencadenantes.

Polisomnografía: este es un estudio avanzado del sueño que se realiza en un laboratorio. El paciente pasa una noche en observación mientras múltiples parámetros fisiológicos son monitoreados, como la actividad cerebral (EEG), los movimientos oculares, la actividad muscular y la respiración. La polisomnografía puede detectar anomalías en las fases del sueño que podrían estar relacionadas con la sexsomnia.

Videograbación nocturna: en combinación con la polisomnografía, se puede utilizar una cámara para grabar al paciente mientras duerme. Esto ayuda a observar y documentar cualquier comportamiento sexual durante los episodios de sueño.

Opciones de tratamiento

El tratamiento varía según las necesidades individuales del paciente y la gravedad del trastorno. Algunas de las opciones más comunes incluyen:

Medicación: existen medicamentos que pueden ayudar a controlar los episodios. Entre ellos se encuentran:

Benzodiacepinas: estos fármacos pueden reducir la ocurrencia de parasomnias al mejorar la calidad del sueño.

Antidepresivos: en casos donde está vinculada a problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad.

Terapia cognitivo-conductual (TCC): la TCC es una forma de terapia que se centra en cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento. Puede ser útil para abordar los factores psicológicos que pueden estar contribuyendo a la sexsomnia.

Mejorar la higiene del sueño: cambiar ciertos hábitos puede tener un impacto positivo. Estas recomendaciones pueden incluir:

    • Mantener un horario regular para dormir y despertar.
    • Evitar el consumo de alcohol y drogas.
    • Crear un ambiente de sueño tranquilo y cómodo.

Terapia sexual y de pareja: en algunos casos, la terapia con un especialista en sexualidad puede ayudar a las parejas a manejar el estrés y los retos emocionales que acompañan a la sexsomnia.

Intervenciones neurológicas: si está relacionada con una condición neurológica, como la epilepsia, tratar esa condición puede reducir los episodios.

Impacto en la vida diaria y relaciones

La sexsomnia es un trastorno que no solo afecta a quien lo padece, sino también a sus seres queridos. Este fenómeno puede tener consecuencias significativas en la vida cotidiana y en las relaciones interpersonales, llevando a complicaciones emocionales, personales y legales.

Consecuencias personales y emocionales

Las afecta de muchas maneras. Las consecuencias emocionales y personales pueden ser profundas, alterando la dinámica familiar y la autoestima de la persona afectada:

Confusión y vergüenza: las personas con este trastorno a menudo se sienten confundidas y avergonzadas por sus acciones nocturnas. Al no recordar lo que hicieron, pueden sentirse desconcertados y preocupados por el impacto de sus comportamientos.

Estrés y ansiedad: la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir mientras duermen aumenta los niveles de estrés y ansiedad, afectando la calidad del sueño y, por ende, el bienestar general.

Impacto en la autoestima: la percepción de no tener control sobre sus acciones puede disminuir la autoestima y generar sentimientos de culpa y desesperanza.

Implicaciones legales

La sexsomnia puede tener serias implicaciones legales debido a la naturaleza de los comportamientos sexuales que ocurren sin el consentimiento consciente de los involucrados.

Consentimiento: un factor crítico es la cuestión del consentimiento. Las acciones sexuales realizadas mientras se duerme carecen de consentimiento consciente, lo que puede dar lugar a acusaciones de agresión sexual incluso si la intención no existía.

Testimonios y evidencia: defenderse en un contexto legal puede ser complicado, ya que la persona afectada no tiene memoria de los eventos. La necesidad de testimonios y evidencia especializada, como registros de polisomnografía, es fundamental.

Relaciones de pareja: en el contexto de una relación, los episodios de sexsomnia pueden erosionar la confianza y provocar tensiones. Las parejas pueden encontrarse en una situación delicada, donde el apoyo emocional y la comprensión son esenciales para manejar estas complicaciones.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito