Salud

La importancia de las amistades para la salud cerebral

En un mundo cada vez más conectado, pero lleno de personas solitarias, la importancia de las amistades para la salud cerebral se vuelve evidente. Según diversos estudios y expertos en neurociencia, tener vínculos sociales fuertes y significativos puede tener un impacto positivo en nuestra agudeza mental, memoria y bienestar emocional.

El papel de las amistades en la salud cerebral

La investigación del global council on brain health

Un informe revela que tener una vida social activa puede proteger nuestro cerebro a medida que envejecemos. Pasar tiempo con amigos y familiares es sorprendentemente importante para la salud cerebral. No se trata solo de la cantidad de conexiones sociales, sino también de la calidad y el propósito de esas relaciones. La revisión del GCBH muestra que tener vínculos estrechos con amigos y familiares, así como participar en actividades sociales significativas, puede ayudar a mantener la agudeza mental y la solidez de la memoria.

Los efectos de la soledad y el aislamiento social

Desafortunadamente, la soledad y el aislamiento social son problemas crecientes en la sociedad actual. Según una encuesta de AARP, 1 de cada 5 adultos mayores de 40 años está desconectado socialmente. La falta de compañía y dificultades para tener interacciones sociales pueden tener un impacto negativo en nuestras habilidades cognitivas. Aquellos que están satisfechos con sus amistades y actividades sociales son más propensos a informar un aumento en la memoria y las habilidades de pensamiento, mientras que aquellos insatisfechos con su vida social experimentan lo contrario: una disminución en sus habilidades cognitivas.

Los beneficios de las amistades para la salud mental

Además de su impacto en la salud cerebral, las amistades también juegan un papel crucial en nuestra salud mental. Tener amigos de calidad puede prevenir la ansiedad, la depresión y otras enfermedades psiquiátricas. Las interacciones sociales con amigos activan neurotransmisores en el cerebro, como la noradrenalina, epinefrina y dopamina, que generan positivismo, reducen el estrés y mejoran el estado de ánimo. Reír, contar historias, cantar y bailar con amigos estimula la producción de endorfinas, conocidas como el «mejor medicamento antidepresivo» que podemos tener de forma gratuita.

El impacto de las amistades en el sistema inmunológico

La influencia de las amistades en nuestra salud va más allá de lo emocional y mental. Estudios han demostrado que tener amigos de calidad fortalece nuestro sistema inmunológico. Las endorfinas activadas por las interacciones sociales con amigos suprimen el dolor y el estrés, y también activan el sistema inmunológico. El contacto social con amigos puede acelerar la recuperación de enfermedades y cirugías, y reducir el riesgo de demencia y deterioro físico. Estos beneficios se deben a la producción de neurotransmisores y hormonas, como la oxitocina, que fortalecen la respuesta inmunológica y mejoran el bienestar físico.

El proceso de desarrollo de la amistad

El papel del cerebro en la formación de amistades

El proceso de formación de amistades implica complejas funciones cerebrales y emocionales. El cerebro, a través de áreas como la orbitofrontal y la amígdala, juega un papel crucial en la comprensión de las circunstancias y situaciones que rodean nuestras relaciones sociales. La parte orbitofrontal identifica recompensas y amenazas, mientras que la amígdala se encarga de las funciones de memoria y emociones. El cerebro humano tiene una capacidad única para entender conceptos abstractos como la amistad y desarrollar conexiones neuronales de empatía con otros.

La importancia del tiempo y la empatía

Según los expertos en neurología, el proceso de amistad requiere tiempo y experiencias empáticas para desarrollarse. La amistad se basa en un proceso emocional que implica sentimientos y razón. El cerebro humano, a través del lóbulo parieto-temporal y frontal, se encarga de las funciones mentales y superiores necesarias para comunicarnos y establecer amistades. La conexión neuronal y la empatía son fundamentales en la formación de amistades, donde nuestras afinidades y gustos juegan un papel importante en la creación de una red neuronal de conexión y comprensión mutua.

Cómo cultivar amistades saludables

Calidad vs cantidad

Según el antropólogo Robin Ian MacDonald Dunbar, autor de estudios sobre el número máximo de amigos que podemos tener, la calidad de las amistades es más importante que la cantidad. Aunque las redes sociales pueden ampliar nuestra red de contactos, la cercanía y verdadera amistad no cambian mucho. Dunbar sugiere que el número de amigos íntimos generalmente no supera los 5, mientras que los cercanos pueden ser alrededor de 10 y los amigos en general alrededor de 30 por persona. Es crucial enfocarse en cultivar relaciones de calidad en lugar de acumular contactos superficiales.

Actividades compartidas

Una forma efectiva de fortalecer las amistades es participar en actividades compartidas. Planificar salidas donde se pueda compartir espacios nuevos y experiencias con amigos puede generar endorfinas y fortalecer los lazos emocionales. Reír, bailar, hacer ejercicio juntos y explorar nuevos lugares pueden activar circuitos de placer en el cerebro y generar recuerdos positivos. Además, estas actividades promueven la comunicación, la empatía y la diversión, lo que contribuye a una relación de amistad más sólida y duradera.

Comunicación y apoyo mutuo

La comunicación abierta y el apoyo mutuo son fundamentales para mantener amistades saludables. El cerebro humano requiere de interacciones sociales significativas para mantener y fortalecer las conexiones neuronales relacionadas con las amistades. Escuchar activamente a nuestros amigos, compartir experiencias y emociones, y ofrecer apoyo en momentos difíciles fomenta la confianza y el bienestar emocional. La empatía y la comprensión mutua son pilares fundamentales en las relaciones de amistad duraderas.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira