Salud

Diverticulosis: ¿Qué es y cómo tratarla?

Hablemos un poco sobre la diverticulosis y disipemos falsos mitos y conceptos erróneos sobre esta patología.

La diverticulosis es un trastorno que se caracteriza por la aparición de pequeñas protuberancias en las paredes del intestino o del colon. Muchas veces es asintomática, pero no es un problema que se deba subestimar, ya que la situación puede complicarse con una inflamación o una hemorragia.

¿La edad tiene algo que ver con la aparición de la diverticulosis?

Sí, la prevalencia de la diverticulosis aumenta con la edad. De hecho, en los jóvenes menores de 30 años se estima que hay entre 1 al 2% de padecerla, pero alrededor de los 50 años aumenta al 30% la probabilidad de desarrollarla, mientras que en los ancianos (80-85 años) tiene una prevalencia de al menos un 65%. La diverticulosis suele diagnosticarse durante una exploración diagnóstica que inicialmente tiene otro fin, y solo en algunos casos se convierte en una enfermedad (alrededor del 15 al 20% de diagnósticos).

¿Existe algún método eficaz que prevenga la diverticulosis?

Muchos pacientes sintomáticos descubren que su dolor abdominal siempre proviene de la diverticulosis una vez que es diagnosticada, y que, por lo tanto, el problema debe ser tratado lo antes posible de alguna manera. Como hasta la fecha no hay médicos que estén dispuestos a avalar esta creencia, recurren a la autoprescripción de diversas sustancias o suplementos de dudosa efectividad. En gran número de pacientes se ha encontrado que aplican dietas caseras que involucran una drástica reducción en la ingesta de fibra, dicho de otra forma, una dieta adecuada y equilibrada, reduciendo el consumo de carne roja y adoptando un estilo de vida saludable.

¿Qué pasa con las frutas y verduras con semillas?

Muchas personas después de ser diagnosticadas con diverticulosis evitan las frutas y verduras que tienen semillas pensando que estas pueden llegar a obstruir un divertículo y provocar algún efecto secundario no deseado. Sin embargo, ya se ha comprobado que las semillas y los frutos secos (gracias a su contenido de fibra) desempeñan un papel protector y ayudan a reducir la formación de divertículos minimizando la presión creada en el interior del colon.

¿La diverticulosis es un problema que aumenta en el verano?

En los últimos años se ha extendido la falsa creencia de que en verano aumenta la inflamación debido a las altas temperaturas, aumentando también la aparición de síntomas como dolor e hinchazón relacionados con la diverticulosis. Los expertos aseguran que esto es una creencia infundada, al igual que la presencia de divertículos aumenta la probabilidad de padecer cáncer.

Con respecto al tratamiento de la diverticulosis:

Solo es necesario cuando se presentan síntomas (el 15 o 20% de los casos totales). Cuando se trata de un caso leve de diverticulitis, basta con el uso de antiinflamatorios intestinales como paracetamol cuando haya dolor. En caso de una diverticulitis aguda no complicada, los médicos recomiendan el ayuno con nutrición intravenosa, los antipiréticos, analgésicos y antibióticos dependiendo del paciente. En las formas complicadas, además de las medidas mencionadas antes, puede ser necesaria una intervención médica más cuidadosa y específica.

Por último, se debe decir que no existe un método infalible para prevenir la enfermedad, pero la experiencia clínica señala que puede ser útil la regularidad de los movimientos intestinales, actividad física adecuada y frecuente, la reducción del consumo de carne roja y el consumo de fibra como parte de una dieta mediterránea.

Síguenos en Google Noticias