¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Belleza

Estas son las soluciones para eliminar las varices sin cirugía

Las várices pueden ser un problema de salud incómodo y doloroso que afecta a muchas personas. Afortunadamente, existen medidas que se pueden tomar para reducir su aparición y evitar la necesidad de cirugía. .

¿Qué son las várices y por qué se producen?

Las várices son venas dilatadas y retorcidas que aparecen principalmente en las piernas. Se ven a simple vista debajo de la superficie de la piel y pueden ser causadas por una mala circulación sanguínea o por válvulas venosas dañadas, que son pequeñas compuertas que ayudan a mantener la sangre circulando en las venas. Si estas válvulas no funcionan correctamente, la sangre puede acumularse en las venas, causando su dilatación y torsión.

Las várices pueden ser el resultado de una combinación de factores, como la genética, la edad, el sexo y las hormonas. Otros factores de riesgo incluyen el embarazo, la obesidad, la falta de actividad física, los antecedentes familiares y estar de pie durante largos períodos de tiempo. Es importante destacar que las várices también pueden ser hereditarias, por lo que si un miembro de tu familia las tiene, es probable que tú también las desarrolles. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar várices que los hombres, en parte debido a las fluctuaciones hormonales durante el embarazo y la menopausia. La obesidad también es un factor de riesgo importante, ya que ejerce presión adicional sobre las venas y puede dañar las válvulas venosas.

Tratamientos para las várices sin cirugía

Compresión de medias y vendajes

Una de las primeras medidas que se pueden tomar para tratar las várices sin cirugía es el uso de medias de compresión y vendajes. Estos dispositivos aplican presión en las piernas, lo que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y reduce la hinchazón y el malestar. Las medias de compresión están disponibles en diferentes niveles de presión y se pueden usar durante todo el día. Los vendajes elásticos también se pueden utilizar para envolver las piernas y proporcionar un soporte adicional.

Escleroterapia

La escleroterapia es un procedimiento en el cual se inyecta una solución química en las venas afectadas para cerrarlas y hacer que desaparezcan. Esta técnica se utiliza principalmente para tratar las várices más pequeñas y no requiere anestesia ni tiempo de recuperación prolongado. El número de sesiones necesarias puede variar según la gravedad de las várices.

Terapia con láser

La terapia con láser es otro tratamiento no invasivo para las várices. Durante este procedimiento, se aplica luz láser en la piel para calentar y cerrar las venas afectadas. La terapia con láser es efectiva para várices de menor tamaño y puede requerir varias sesiones para obtener los mejores resultados.

Tratamiento por radiofrecuencia

El tratamiento por radiofrecuencia es una opción más reciente. Utiliza energía de radiofrecuencia para calentar y cerrar las venas. Este procedimiento es mínimamente invasivo y se realiza a través de pequeñas incisiones en la piel. El tratamiento por radiofrecuencia ofrece resultados prometedores y un tiempo de recuperación más rápido en comparación con la cirugía tradicional.

Cambios en el estilo de vida y prevención de las várices

Además de los tratamientos mencionados anteriormente, hay cambios en el estilo de vida que puedes hacer para prevenir o reducir la aparición de las várices. Estas medidas incluyen:

1. Mantener un peso saludable: el exceso de peso pone presión adicional en las venas, por lo que mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir las várices.

2. Hacer ejercicio regularmente: el ejercicio regular fortalece los músculos de las piernas y mejora la circulación sanguínea. Caminar, nadar y andar en bicicleta son actividades recomendadas.

3. Elevación de piernas: elevar las piernas por encima del nivel del corazón puede mejorar la circulación sanguínea en las piernas. Intenta hacerlo varias veces al día durante unos minutos.

4. Evitar estar de pie o sentado durante períodos prolongados: Si tienes un trabajo que requiere estar de pie o sentado durante mucho tiempo, intenta moverte y cambiar de posición con frecuencia para evitar la acumulación de sangre en las piernas.

5. Evitar ropa ajustada: el uso de ropa ajustada alrededor de la cintura, los glúteos y los muslos puede dificultar la circulación sanguínea y empeorar las várices.

6. Evitar fuentes de calor excesivo: las fuentes de calor excesivo, como los baños calientes y las saunas, pueden dilatar las venas y empeorar las várices. Evita estas situaciones o limítalas a cortos períodos de tiempo.

4.4/5 - (8 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira