LifeStyleSalud

8 señales silenciosas que alertan de una infección renal

Las infecciones renales pueden llegar a ser bastante extrañas y su tratamiento muy efectivo, pero existen casos muy específicos que pueden llegar a ser muy graves. Hoy te daremos algunos síntomas a tener en cuenta, si detectas alguno de ellos será mejor que acudas con un médico para someterte a las pruebas necesarias.

Síntomas de una infección renal.

Las infecciones renales son un poco raras, pero pueden llegar a ser graves. También se conocen como pielonefritis y pueden producirse cuando se tiene una infección de la vejiga o del tracto urinario (ITU) y las bacterias viajan a través de los uréteres. Cualquier persona puede pasar por una infección renal, pero son más comunes en las mujeres porque su anatomía las hace más vulnerables. De hecho, las mujeres de entre 15 y 29 años corren un riesgo especial y la probabilidad aumenta aún más si está embarazada o tiene un sistema inmunitario débil.

Si reconoces algunos de los siguientes síntomas, significa que puede que estés pasando por una infección renal. Estas infecciones se pueden tratar con antibióticos, pero es posible que requiera hospitalización dependiendo de la gravedad del caso.

Dificultades para vaciar la vejiga.

En contadas ocasiones la dificultad para orinar puede estar relacionada con una infección de la vejiga y los riñones. En los hombres, un agrandamiento de la próstata puede hacer presión sobre la vejiga, y en las mujeres, podría deberse a un descenso de la vejiga durante la menopausia. Para ambos casos, el problema puede impedir que la vejiga se vacíe completamente, haciendo que las bacterias se acumulen en el resto de la orina y provocando una infección.

Dolor de espalda.

Un riñón infectado se encontrará hinchado y causará dolor al ejercer presión sobre la cápsula renal que rodea los riñones. Debido a que los riñones están ubicados más cerca de la espalda que del abdomen, habrá presencia de un dolor vago o agudo en la parte baja de la espalda. En casi todos los casos se le da al paciente un pequeño golpe en la parte baja de la espalda, si le duele, se puede intuir que la infección se ha extendido hacia los riñones.

Dolor al orinar.

Como la infección renal es un tipo de ITU, la inflamación baja por la uretra y las bacterias no solo invaden el revestimiento de la vejiga y los riñones, ya que también se introducen en los tejidos y las terminaciones nerviosas del tracto urinario, causando una activación de los receptores del dolor en la zona mientras se está orinando.

Orinar con frecuencia.

Las primeras fases de la infección en la vejiga irrita los tejidos del órgano y en muchos casos aumenta la frecuencia de idas al baño, lo cual es uno de los primeros síntomas de una infección renal. La vejiga percibe la irritación y para combatirla se contrae, al hacerlo se siente una mayor urgencia de orinar, aunque la vejiga esté casi vacía.

Fiebre y escalofríos.

Las infecciones de la vejiga no suelen causar fiebre, presentarla podría indicar que la infección se ha extendido hasta los riñones. Cuando el cuerpo acelera la respuesta inmunitaria, la temperatura corporal tiende a aumentar.

Presencia de sangre en la orina.

Gran número de las infecciones renales parten con bacterias que viajan a través del tracto urinario hacia la vejiga, pudiendo llegar hasta los riñones. Teniendo en cuenta que las mujeres tienen una uretra más corta que los hombres, estas corren un mayor riesgo de padecer ITU, haciéndolas más susceptibles de sufrir este tipo de infecciones. Por si fuera poco, las relaciones sexuales frecuentes o con una nueva pareja también aumentar el riesgo de padecer una infección.

Si desde hace un tiempo presentas repetidas infecciones del tracto urinario, especialmente en el caso de los hombres, los cuales son menos propensos a tener una ITU, es importante acudir con un médico para recibir una valoración.

Presencia de pus en la orina.

En los casos más graves, puede aparecer pus al orinar, esto es causado por la acumulación de glóbulos blancos y bacterias. El Dr. Ali agrega: «Cuando alguien encuentra pus en su orina, probablemente tiene una infección grave o un absceso en la vejiga».

Mareos.

A una infección renal no le tomará mucho tiempo extenderse por el torrente sanguíneo y causar daños en todo el organismo. La inflamación bacteriana hace que los vasos sanguíneos se dilaten, provocando un descenso de la presión arterial y mareos. El shock por el que puede pasar el cuerpo puede ser muy grave y requerir tratamiento intravenoso en un hospital.