Salud

Los nutrientes esenciales para una salud óptima después de los 40 años

En la vida, es inevitable que nuestro cuerpo experimente cambios a medida que envejecemos. A partir de los 40 años, es común que nos enfrentemos a algunos desafíos en términos de salud, como el metabolismo más lento, la pérdida de masa muscular y un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

La importancia de las vitaminas

Las vitaminas son componentes esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. A medida que envejecemos, nuestra capacidad para absorber y utilizar nutrientes de los alimentos disminuye. Por lo tanto, es importante prestar especial atención a ciertas vitaminas y minerales para asegurarnos de obtenerlos en cantidades suficientes.

Vitamina B12: esencial para el cerebro y la sangre

Una de las vitaminas clave para tener en cuenta después de los 40 años es la vitamina B12. Esta vitamina desempeña un papel crucial en el buen funcionamiento del cerebro y la formación de glóbulos rojos. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo tiene más dificultad para absorber la vitamina B12 de los alimentos, lo que puede llevar a deficiencias. La falta de vitamina B12 puede causar desde fatiga hasta problemas neurológicos.

Para asegurarnos de obtener suficiente vitamina B12, podemos incluir alimentos ricos en ella en nuestra dieta, como el hígado de res, las almejas, el pescado, los productos lácteos y los huevos. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario tomar suplementos vitamínicos para asegurar una ingesta adecuada de vitamina B12.

Calcio: mantener huesos fuertes y saludables

Otro nutriente importante para tener en cuenta después de los 40 años es el calcio. A medida que envejecemos, la pérdida ósea se acelera, especialmente en las mujeres después de la menopausia. El calcio es necesario para mantener huesos fuertes y prevenir la osteoporosis. Si no obtenemos suficiente calcio de nuestra dieta, el cuerpo comenzará a extraerlo de los huesos, debilitándolos.

Podemos obtener calcio de alimentos como los lácteos, las sardinas, el tofu, las almendras, las espinacas y el brócoli. Es importante asegurarse de consumir la cantidad adecuada de calcio todos los días, dividiéndolo en dos dosis diarias. Para los hombres, se recomienda una ingesta de 1,000 miligramos (mg) de calcio, mientras que, para las mujeres, la ingesta recomendada es de 1,200 mg.

Vitamina D: beneficios para la salud y el envejecimiento

La vitamina D es otro nutriente esencial para tener en cuenta después de los 40 años. Esta vitamina juega un papel importante en la salud ósea, el sistema inmunológico y la prevención de enfermedades crónicas. A medida que envejecemos, nuestra capacidad para sintetizar vitamina D a través de la exposición al sol disminuye, lo que puede llevar a deficiencias.

Podemos obtener vitamina D de alimentos como el pescado, los lácteos, el hígado de res, el queso y la yema de huevo. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario tomar suplementos de vitamina D para asegurar una ingesta adecuada. Se recomienda una ingesta diaria de 600 unidades internacionales de vitamina d, preferiblemente en forma de vitamina d3, que es más eficaz que la vitamina D2.

Otros nutrientes clave para después de los 40 años

Además de las vitaminas mencionadas anteriormente, hay otros nutrientes importantes que debemos tener en cuenta para mantener una salud óptima después de los 40 años.

Omega-3: beneficios para el cerebro y el corazón

Los ácidos grasos omega-3 son nutrientes esenciales que se encuentran en alimentos como el pescado, las nueces, las semillas de lino y la soja. Estos ácidos grasos son conocidos por sus beneficios para el cerebro y el corazón. Ayudan a mejorar el flujo sanguíneo, promueven el crecimiento de células cerebrales, mejoran el estado de ánimo y la memoria, y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas.

Para obtener suficiente omega-3, podemos incluir alimentos ricos en estos ácidos grasos en nuestra dieta o considerar tomar suplementos de omega-3. La dosis recomendada es de 1,000 mg al día.

Probióticos: mantener un sistema digestivo saludable

Los probióticos son microorganismos beneficiosos que ayudan a mantener un equilibrio saludable en nuestro sistema digestivo. A medida que envejecemos, nuestro sistema digestivo puede volverse menos eficiente, lo que puede llevar a problemas de digestión y absorción de nutrientes.

Podemos obtener probióticos de alimentos fermentados como el yogur y el kéfir. También están disponibles en forma de suplementos. Los probióticos ayudan a mejorar la salud digestiva y reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y diabetes.

Magnesio: regulación de la presión arterial y función muscular

El magnesio es otro nutriente importante para después de los 40 años. Juega un papel clave en la regulación de la presión arterial, la función muscular y la salud ósea. La falta de magnesio se ha relacionado con trastornos del sueño, problemas cognitivos, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y depresión.

Podemos obtener magnesio de alimentos como las verduras de hojas verdes, las nueces, los granos integrales y los frijoles. También se pueden tomar suplementos de magnesio para asegurar una ingesta adecuada. La dosis recomendada es de 320 mg al día para las mujeres y 420 mg al día para los hombres.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo