LifeStyle

Dormir para perder peso: ¿es cierto o es solo un mito?

Dormir es una de las actividades más placenteras de la vida diaria. No hay nada mejor que acurrucarse bajo las cálidas sábanas y disfrutar de un sueño reparador. Pero, ¿alguna vez te has preguntado si dormir puede ayudarte a perder peso? Existen opiniones contradictorias sobre este tema, algunos creen que es solo un mito, mientras que otros aseguran que dormir bien puede tener un impacto positivo en la pérdida de peso.

¿Puede dormir ayudarte a perder peso?

La importancia del sueño para el control de peso

Una de las teorías que respaldan la idea de que dormir puede ayudar a perder peso se basa en el papel que juegan las hormonas en nuestro cuerpo. La grelina y la leptina son dos hormonas clave en el control del apetito y la saciedad. La grelina estimula el hambre, mientras que la leptina envía señales al cerebro para suprimir el apetito. La falta de sueño puede alterar los niveles de estas hormonas, lo que puede conducir a un aumento del apetito y a una mayor ingesta de alimentos.

Un estudio publicado en la revista científica Annals of Internal Medicine reveló que las personas que no duermen lo suficiente, al menos 7 horas al día, experimentan una reducción del 55% en la pérdida de grasa en comparación con aquellas que descansan adecuadamente. Además, los participantes con falta de sueño informaron sentir más hambre y tener menos energía para realizar ejercicio físico.

El metabolismo y la falta de sueño

La falta de sueño también puede afectar el metabolismo de nuestro cuerpo. Cuando no descansamos lo suficiente, nuestro organismo puede volverse resistente a la insulina, una hormona que regula los niveles de glucosa en sangre. Esta resistencia a la insulina puede dificultar la quema de grasas y promover el almacenamiento de lípidos en el cuerpo, lo que eventualmente puede llevar al aumento de peso.

Además, la falta de sueño puede aumentar los niveles de cortisol, la hormona del estrés, lo que puede generar un mayor deseo de consumir alimentos calóricos y provocar un aumento en la ingesta de calorías.

¿Cuánto tiempo debo dormir para perder peso?

La importancia de un sueño de calidad

Ahora que sabemos que dormir puede tener un impacto en la pérdida de peso, es importante entender cuánto tiempo debemos dormir para obtener estos beneficios. Los expertos recomiendan que los adultos duerman entre 7 y 9 horas por noche, mientras que los niños necesitan entre 9 y 11 horas. Durante estas horas de descanso, nuestro cuerpo realiza diversas funciones de reparación y mantenimiento, incluyendo la quema de calorías y la regulación hormonal.

Es importante tener en cuenta que la calidad del sueño también juega un papel crucial en la pérdida de peso. Asegurarse de tener un ambiente de sueño adecuado, con una habitación oscura, fresca y libre de distracciones, puede mejorar la calidad del sueño y maximizar sus beneficios para la pérdida de peso.

Consejos para dormir bien y perder peso

Ahora que sabemos que dormir bien puede ayudarnos a perder peso, aquí hay algunos consejos prácticos para mejorar la calidad de nuestro sueño:

Establecer una rutina de sueño: Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días para establecer un ritmo circadiano saludable.

Evitar la exposición a la luz azul: La luz azul emitida por dispositivos electrónicos puede inhibir la producción de melatonina, la hormona del sueño. Evita usar dispositivos electrónicos antes de acostarte o utiliza filtros de luz azul para reducir su impacto.

Crear un ambiente propicio para dormir: Mantén tu habitación oscura, tranquila y a una temperatura adecuada para favorecer el sueño. Utiliza cortinas opacas, tapones para los oídos o una máquina de ruido blanco si es necesario.

Evitar comidas pesadas antes de dormir: Las comidas pesadas antes de acostarse pueden dificultar la digestión y provocar malestar estomacal. Trata de cenar al menos dos horas antes de irte a dormir y opta por alimentos ligeros y fáciles de digerir.

Realizar ejercicio regularmente: El ejercicio regular puede mejorar la calidad del sueño y ayudar a regular el apetito. Intenta hacer ejercicio al menos 30 minutos al día, pero evita hacerlo justo antes de acostarte, ya que puede tener un efecto estimulante.

Reducir el consumo de cafeína y alcohol: La cafeína y el alcohol pueden interferir con el sueño. Trata de limitar su consumo y evita consumirlos cerca de la hora de dormir.

Practicar técnicas de relajación: Antes de acostarte, dedica unos minutos a practicar técnicas de relajación como la meditación, la respiración profunda o el yoga para calmar tu mente y prepararte para dormir.

Recuerda que cada persona es única y puede requerir diferentes estrategias para mejorar su calidad de sueño. Si tienes dificultades para conciliar el sueño o experimentas problemas crónicos de insomnio, es recomendable consultar con un especialista para recibir el tratamiento adecuado.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo