Los platos que nunca debes pedir en un restaurante

En el restaurante puedes pedir lo que quieras. Error! Algunos platos no son recomendables debido a que tienen mucha grasa, azúcar o son demasiado arriesgado a nivel sanitario…

Tartares y carnes en salsa: cuidado con la tenia

Si eres fan de los tartares, es mejor no comerlos en el restaurante, según Raphaël Gruman, nutricionista y autor de el méthode Gruman (éd. Quotidien Malin).

Tartares: cuidado con la tenia

«Los tartares de carne o pescado requieren una higiene impecable, lo cual no siempre sucede en los restaurantes», advierte Gruman, dietista y nutricionista. Los tartares muchas veces se preparan o cortan previamente antes de pedirlos, lo que aumenta el riesgo de contaminación bacteriana y de intoxicación. Si te gustan los tartares, es mejor hacerlos en casa, «o comerlos en un restaurante de confianza», agrega el especialista.

Además, recomienda tener especial cuidado al comer carne cruda. «Algunas carnes como la carne de res o de cerdo tienden a estar contaminados por la tenia, explica el nutricionista. De ahí la importancia de cocinar bien la carne: las bacterias son destruidas por el calor.

Igualmente, se debe saber que la carne picada y el tartar están particularmente en riesgo. De hecho, cortar la carne facilita la propagación de las bacterias en toda la pieza.

La tenia o lombriz solitaria, son gusanos planos que viven en el tubo digestivo de algunas personas. Por desagradable que resulte pensar en su existencia, no suelen ocasionar problemas graves. Una vez que el producto contaminado es ingerido, el gusano coloniza su colon y crece alimentándose de sus nutrientes. Este último se fija en el intestino gracias a las ventosas que están en su cabeza.

Carne en salsa: demasiada grasa

Ternera a la bourguignon, estofado… Las especialidades con mucha salsa no son recomendables porque tienen mucha grasa. «Mejor pedir carne o pescado a la parrilla», aconseja Raphaël Gruman.

De hecho, las carnes en salsas son grasas y, por lo tanto, particularmente ricas en calorías. Las carnes rojas, el cordero y el cerdo son las que más contienen.

fuente: Medisite