Qué hacer y qué no hacer si te pica una medusa

Cuando disfrutamos de un baño en el mar, una de las cosas a las que más le tememos miedo es a encontrarnos con una medusa. Es un poco difícil poder verlas debido a que son casi transparentes.

Las medusas son animales marinos también conocidos como: aguamala, aguavivas, lágrimas de mar, aguacuajada, malaguas, aguacuajito, y son seres invertebrados que pertenecen al filo Cnidarias. Estas criaturas las encontramos en las aguas de los diferentes océanos del planeta y pueden vivir en diferentes tipos de temperaturas. Algunas de estas especies pueden medir menos de una pulgada de diámetro y otras pueden llegar a ser muy grandes. Las profundidades a las que pueden llegar dependen de la función de cada especie.

A lo largo de los años, algunos científicos han afirmado que estas especies son los animales vivientes más antiguos del planeta tierra. Según algunos estudios realizados, se dice que, las medusas han existido hace alrededor de más de 700 millones de años.

¿Qué nos puede producir el contacto con las medusas?

Debemos aclarar que los síntomas cuando tenemos contacto con estas criaturas son solo externos, en muchas ocasiones son dolorosas, pero no son graves.

Los síntomas más frecuentes de las medusas son: picazón, hinchazón, dolor punzante, ardor, marcas en la piel, sensación de hormigueo,ampollas.

Algunos síntomas más graves pueden ser: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, dificultad para respirar, dolor de estómago, espasmos musculares, somnolencia, desmayos y hasta problemas cardíacos.

¿Qué debemos hacer en caso de tener contacto con alguna medusa?

Lo primero que se debe hacer es comprobar que no hayan quedado residuos de estos animales en nuestra piel, si es así, se deben retirar completamente.

Debido a la toxina que segregan las medusas, se debe lavar inmediatamente con agua de mar la parte afectada para evitar cualquier penetración a nuestra piel.

No debe utilizar los remedios caseros como: zumo de limón, alcohol, vinagre, amoníaco, que no ayudan en nada y podrían resultar bastante perjudicial.

Los expertos recomiendan utilizar un gel astringente con cloruro de aluminio, que produce una acción anti-picazón y evita el contagio de toxinas.

Por nada del mundo se debe rascar la parte afectada y no exponerla al sol durante algunos días, para así evitar el inconveniente de que pueda mancharse.

Se pueden utilizar compresas frías o calientes para aliviar el intenso dolor que producen estas criaturas.

Se puede suministrar un analgésico para el dolor y un antihistamínico para la reacción.

Si no puede soportar el intenso dolor, o la persona empeora, se deberá acudir inmediatamente a un centro médico.

Sigue estas recomendaciones:

  • No entres al mar si tienes conocimiento de que hay medusas en ese lugar.
  • Debes buscar la ayuda o información de los socorristas de la playa sobre las medusas.
  • Los vestidos de baño o cualquier otra ropa hecha de tela normal, no protegen de las toxinas que expulsan las medusas, por ello, lo ideal sería que utilizaras trajes o ropa de protección hechos a base de neopreno.