¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
En forma

Razones por las que es mejor hacer ejercicio por la mañana

Elegir el momento adecuado para hacer ejercicio puede marcar una gran diferencia en tu rutina diaria. Hacer ejercicio por la mañana no solo te ayuda a iniciar el día con energía, sino que también ofrece una serie de beneficios que afectan positiva y directamente tu salud y bienestar. Varias investigaciones sugieren que entrenar temprano puede mejorar el estado de ánimo, reducir el estrés, y aumentar la quema de grasas. Además, realizar actividad física a primera hora del día puede regular tu ciclo de sueño y elevar tu metabolismo, preparándote para enfrentar el día con mayor vitalidad y concentración.

Mejora el estado de ánimo y reduce el estrés

Hacer ejercicio por la mañana no solo te ayuda a mantenerte en forma, sino que también tiene importantes beneficios para tu salud mental. Al incluir una rutina de ejercicios temprano en el día, puedes experimentar mejoras significativas en tu estado de ánimo y una notable reducción del estrés.

Liberación de endorfinas

Cuando haces ejercicio temprano, tu cuerpo comienza a liberar endorfinas, que son conocidas como las hormonas de la felicidad. Estas sustancias químicas naturales actúan como analgésicos y reductores del estrés. Piensa en ellas como pequeñas dosis de alegría que tu cuerpo produce. Imagina empezar el día con una sonrisa amplia y un estado de ánimo positivo; eso es precisamente lo que hacen las endorfinas.

Sensación de bienestar: las endorfinas generan una sensación de bienestar general. Te sientes más feliz y en paz contigo mismo.

Aumento de la energía: la liberación de endorfinas también puede darte un impulso de energía adicional.

Mejora de la autoestima: al sentirte bien física y emocionalmente, tu autoestima también se ve beneficiada.

Reducción de hormonas del estrés

El ejercicio matutino no solo aumenta las endorfinas, sino que también ayuda a reducir las hormonas del estrés, como el cortisol. El cortisol es conocido por ser la hormona que nuestro cuerpo produce en respuesta a situaciones de estrés. Al hacer ejercicio, tu cuerpo lo regula mejor, lo que resulta en un día menos estresante y más productivo.

Menos ansiedad: la disminución del cortisol puede reducir significativamente los niveles de ansiedad. Te sientes más tranquilo y sereno.

Mejor enfoque y claridad mental: con menos cortisol en tu sistema, tu mente puede concentrarse mejor en las tareas del día.

Mayor resiliencia: te preparas mejor para enfrentar los desafíos del día, sintiéndote más fuerte física y emocionalmente.

Aumenta la energía y mejora la concentración

Hacer ejercicio por la mañana tiene múltiples beneficios que influencian positivamente tu día. Entre ellos, se destacan dos aspectos cruciales: el incremento en los niveles de energía y la mejora de la concentración. Vamos a explorar cómo estos factores pueden transformar tu rutina diaria.

Incremento de los niveles de energía

Cuando haces ejercicio por la mañana, activas tu metabolismo y le das a tu cuerpo la oportunidad de llenarse de energía para el resto del día. ¿Alguna vez te has sentido somnoliento después de despertarte? Hacer ejercicio puede cambiar eso por completo.

El cuerpo genera endorfinas cuando te ejercitas, y estas hormonas no solo mejoran tu estado de ánimo, sino que también incrementan tu energía. Piensa en ello como recargar tu «batería» personal antes de comenzar las actividades diarias. Además, el ejercicio matutino ayuda a que el oxígeno y los nutrientes lleguen más rápido a tus músculos y tejidos, lo que te hace sentir revitalizado y listo para enfrentar los desafíos del día.

Activación del metabolismo: el ejercicio temprano acelera tu metabolismo, ayudándote a quemar más calorías durante el día.

Mejora del flujo sanguíneo: una mejor circulación sanguínea proporciona más oxígeno a tus células, aumentando tu vitalidad.

Despierta más rápido: realizar actividad física te ayuda a eliminar la somnolencia y empezar el día de manera más activa y alerta.

Mejora de la concentración

Otro beneficio de hacer ejercicio por la mañana es la mejora significativa en tu capacidad de concentración y enfoque. Después de una sesión de ejercicios, no solo tu cuerpo está más despierto, sino también tu mente. Este efecto puede durar varias horas y te permitirá realizar tus tareas diarias con mayor eficacia y precisión.

El ejercicio aumenta la producción de neurotransmisores como la dopamina, la norepinefrina y la serotonina, que influyen directamente en tu capacidad de atención y en tu estado de ánimo. De este modo, te será más fácil concentrarte en el trabajo, los estudios o cualquier actividad que requiera de un esfuerzo mental sostenido.

Enfoque mental: al mejorar la circulación sanguínea al cerebro, el ejercicio proporciona un mejor enfoque y claridad mental.

Reducción del estrés: menos cortisol en tu sistema significa menos estrés y, por lo tanto, mayor capacidad de concentración.

Aumento de productividad: con una mente más clara y enfocada, tu productividad se eleva, permitiéndote completar más tareas en menos tiempo.

Foto Freepik

Facilita la pérdida de peso

Realizar ejercicio por la mañana no solo ayuda a comenzar el día con energía, sino que también es una estrategia eficaz para perder peso. Existen varias razones por las que esta práctica puede hacer una gran diferencia en tus metas de salud y bienestar.

Metabolismo acelerado

El ejercicio matutino tiene un impacto positivo en el metabolismo. Al entrenar temprano, se activa el metabolismo basal, lo que ayuda a quemar calorías de manera más eficiente a lo largo del día. Imagina tu cuerpo como un motor que, al encenderse temprano, sigue funcionando a mayor velocidad durante todo el día.

Mayor quema de calorías: al acelerar el metabolismo, tu cuerpo quema más calorías incluso en reposo.

Estabilidad de los niveles de azúcar en sangre: esto puede ayudar a reducir los antojos y a mantener una dieta más controlada.

Mejor digestión: un metabolismo activo facilita la digestión y la absorción de nutrientes de manera más eficiente.

Ejercicio en ayunas

Otra estrategia efectiva es realizar ejercicio en ayunas. Este enfoque se basa en la idea de que, al no haber comido recientemente, tu cuerpo recurrirá a las reservas de grasa para obtener energía, lo que puede acelerar la pérdida de grasa localizada.

Mayor quema de grasa: con el estómago vacío, el cuerpo tiende a usar la grasa almacenada como fuente de energía.

Control del apetito: algunas personas encuentran que tienden a tener menos hambre después de hacer ejercicio en ayunas.

Mejor sensibilidad a la insulina: esto es beneficioso para regular los niveles de azúcar en sangre y puede prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2.

Beneficios del ejercicio por la mañana en la mejora del sueño y los ritmos circadianos

Incluir ejercicio físico en las primeras horas del día no solo impacta en tu vitalidad y bienestar general, sino que también desempeña un papel crucial en la regulación de tu sueño y en la optimización de tus ritmos circadianos. Al sincronizar tu actividad física con el ciclo natural de luz y oscuridad, se producen beneficios significativos que influyen directamente en la calidad de tu descanso y en la armonía de tus ritmos biológicos.

Equilibrio del ciclo de sueño

El ejercicio matutino desencadena una serie de reacciones en tu cuerpo que favorecen un ciclo de sueño más regular y reparador. Al activar tu organismo desde temprano, se establece un equilibrio que facilita la conciliación del sueño durante la noche. Esta rutina ayuda a que tu cuerpo reconozca los momentos de actividad y descanso, promoviendo así un sueño más profundo y reparador.

Ajuste de los ritmos circadianos

Realizar ejercicio por la mañana tiene el poder de ajustar tus ritmos circadianos de manera natural. Al exponerte a la luz natural y activar tu cuerpo en las primeras horas del día, contribuyes a sincronizar tus procesos internos con el ciclo diario de luz y oscuridad. Este ajuste es fundamental para mantener una saludable relación entre tus actividades diurnas y el descanso nocturno, mejorando la calidad y la regularidad de tu sueño.

Mayor consistencia y disciplina

Establecer una rutina constante de ejercicio por la mañana puede ser la clave para mantener la consistencia y disciplina necesarias para alcanzar tus objetivos de bienestar físico y mental. Al comprometerte a dedicar tiempo todas las mañanas a tu actividad física, estás creando una estructura que fortalece tu determinación y te impulsa a seguir adelante, incluso en los días en que la motivación flaquea.

Establecimiento de una rutina

Al ejercitarte a la misma hora todas las mañanas, estás construyendo un hábito sólido que se convierte en parte integral de tu día a día. Esta consistencia no solo te ayuda a optimizar tu tiempo y planificar con anticipación, sino que también te brinda una sensación de normalidad y orden en medio del ajetreo diario. Al formar este hábito matutino, te preparas mental y físicamente para el ejercicio, creando una rutina que refuerza tu compromiso a largo plazo.

Desarrollo de hábitos duraderos: la práctica regular a una hora fija establece un patrón en tu vida diaria, facilitando la adherencia a tu programa de ejercicio y fomentando la constancia.

Construcción de autodisciplina: la repetición diaria de la rutina fortalece tu autodisciplina, ayudándote a superar obstáculos y mantener el enfoque en tus objetivos.

Menos distracciones

Las mañanas suelen ser un momento del día con menos distracciones y compromisos que puedan interferir con tu rutina de ejercicio. Al aprovechar las primeras horas del día para entrenar, te brindas la oportunidad de concentrarte plenamente en tu actividad física sin interrupciones externas. Esta falta de distracciones te permite maximizar tu tiempo de entrenamiento y enfocarte en tus objetivos sin las interferencias que pueden surgir más tarde en el día.

Foco y concentración: la tranquilidad matutina te permite centrarte completamente en tu entrenamiento, sin distracciones que puedan desviar tu atención.

Mayor compromiso con tu salud: al priorizar el ejercicio a primera hora, demuestras un compromiso sólido con tu bienestar físico, estableciendo una base sólida para el resto del día.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito