Salud

La relación entre obesidad y cáncer: ¿por qué el exceso de peso aumenta el riesgo?

La obesidad es un problema de salud cada vez más común en todo el mundo. Además de los riesgos conocidos para la salud, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y presión arterial alta, la obesidad también está relacionada con un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

La conexión entre obesidad y cáncer

Muchos estudios han encontrado una relación entre la obesidad y ciertos tipos de cáncer. Aunque no se puede afirmar que la obesidad sea la causa directa de estos cánceres, existe una fuerte asociación entre la obesidad y un mayor riesgo de desarrollarlos. Es importante tener en cuenta que las personas obesas pueden tener otras diferencias en comparación con las personas delgadas que podrían explicar los diferentes riesgos de cáncer. Sin embargo, los estudios han demostrado consistentemente que las personas obesas tienen más probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer en comparación con aquellas que no tienen obesidad.

Factores de riesgo relacionados con la obesidad y el cáncer

Varios factores de riesgo pueden explicar la relación entre la obesidad y el aumento del riesgo de cáncer. Los investigadores han identificado algunos mecanismos biológicos que podrían vincular la obesidad y el cáncer:

Aumento de los niveles de insulina y factores de crecimiento

La obesidad está asociada con niveles más altos de insulina y factores de crecimiento, como el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1). Estas hormonas en exceso pueden contribuir al desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

Inflamación crónica de bajo grado

Las personas con obesidad suelen tener un estado crónico de inflamación de bajo grado. Esta inflamación puede hacer que los tumores sean más agresivos y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer.

Producción excesiva de hormonas

El tejido graso produce más hormona estrógeno, que puede aumentar el riesgo de cánceres hormonales como el cáncer de mama y de endometrio.

Influencia en la regulación del crecimiento celular

Las células grasas pueden afectar la forma en que el cuerpo regula el crecimiento de las células cancerosas. Esto puede contribuir al desarrollo y la propagación del cáncer.

Tipos de cáncer relacionados con la obesidad

La obesidad se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. Algunos de los cánceres más comúnmente asociados con la obesidad incluyen:

  • Cáncer de colon
  • Cáncer de mama
  • Cáncer de hígado
  • Cáncer de endometrio
  • Cáncer de páncreas
  • Cáncer de riñón
  • Cáncer de ovario
  • Cáncer de tiroides
  • Cáncer de estómago
  • Cáncer de esófago
  • Cáncer de cabeza y cuello

La importancia de mantener un peso saludable

Mantener un peso saludable es fundamental para reducir el riesgo de desarrollar cáncer y mejorar la salud en general. Incluso pequeños cambios en los hábitos de alimentación y actividad física pueden tener un impacto significativo en la reducción del riesgo de cáncer. Si ya has sido diagnosticado con cáncer, mantener un peso estable y llevar un estilo de vida saludable también puede reducir el riesgo de recurrencia o reaparición del cáncer.

¿Cómo determinar si tienes sobrepeso u obesidad?

Una forma común de determinar si tienes sobrepeso u obesidad es calcular tu índice de masa corporal (IMC). El IMC se basa en tu peso y estatura, y puede ayudar a evaluar si tienes un peso saludable. Un IMC entre 25 y 29.5 se considera sobrepeso, mientras que un IMC de 30 o más se considera obesidad.

Además del IMC, también se puede medir la circunferencia de la cintura para evaluar la cantidad de grasa abdominal. Una medida de cintura saludable es de menos de 40 pulgadas para los hombres y menos de 35 pulgadas para las mujeres.

Cómo reducir el riesgo de cáncer si tienes sobrepeso u obesidad

Si tienes sobrepeso u obesidad, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de cáncer y mejorar tu salud en general. Aquí hay algunas recomendaciones:

Adopta una alimentación equilibrada: Prioriza el consumo de verduras, frutas, proteínas magras y granos integrales. Evita alimentos procesados y ricos en azúcares añadidos.

Realiza ejercicio regularmente: Establece un objetivo de 30 a 60 minutos de actividad física moderada o intensa la mayoría de los días de la semana. Puedes caminar, correr, nadar o practicar cualquier actividad que te guste.

Mantén un peso estable: Si estás satisfecho con tu peso actual, es importante mantenerlo estable. Come alimentos saludables, controla las porciones y evita los excesos.

Busca apoyo: Pide ayuda a profesionales de la salud, como dietistas, entrenadores personales o psicólogos, para establecer metas realistas y mantener la motivación.

Evita el consumo excesivo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Limita tu consumo y opta por opciones más saludables.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira