¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Cocina, recetas y alimentosEstilo de vida

¿Cómo saber si un huevo está en buen estado? Trucos y consejos

Si alguna vez te has preguntado cómo saber si un huevo está fresco o no, estás en el lugar correcto. A continuación, te daremos algunos trucos y consejos prácticos para asegurarte de que los huevos que consumes estén en óptimas condiciones. Aprenderás a utilizar la fecha de caducidad, realizar el test de flotación, examinar la cáscara y mucho más. ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

Utiliza la fecha de caducidad como referencia

La fecha de caducidad impresa en la caja de huevos es el método más sencillo para determinar si un huevo todavía es apto para el consumo. Generalmente, los huevos se consideran frescos hasta 28 días después de la fecha de puesta. La fecha de consumo preferente (DCP) suele estar indicada en la caja. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta fecha se basa estrictamente en pautas de seguridad alimentaria. Si la fecha ha pasado, no significa necesariamente que el huevo esté malo, aunque habrá perdido parte de su frescura. De hecho, los huevos siguen siendo comestibles durante algún tiempo después de la fecha de caducidad, siempre y cuando se almacenen correctamente.

Realiza el test de flotación

Un método sencillo y confiable para verificar la frescura de un huevo es realizar el test de flotación. Para ello, llena un recipiente profundo con agua y coloca suavemente el huevo dentro. Un huevo fresco se hundirá y se apoyará en el fondo del recipiente. Por otro lado, un huevo que comienza a deteriorarse flotará ligeramente, ya que habrá desarrollado un pequeño espacio de aire en el interior de su cáscara. Si observas una flotación parcial, consume el huevo rápidamente. Sin embargo, al no ser tan fresco como debería, es preferible cocinarlo bien. Por el contrario, si el huevo flota completamente en la superficie, no lo consumas, ya que podrías correr el riesgo de sufrir una infección.

Examina el huevo y su cáscara

Observar la cáscara de un huevo también puede proporcionarte pistas sobre su frescura. Un huevo fresco tendrá una cáscara limpia, lisa y brillante. En cambio, los huevos más viejos pueden desarrollar una superficie rugosa o mostrar manchas. Al sostener un huevo frente a una fuente de luz, observa si hay grietas o agujeros en la cáscara. Si la cáscara está dañada, es preferible no utilizarlo, ya que las bacterias podrían haber ingresado al interior. En caso de duda, rompe el huevo en un recipiente y verifica su color y olor. Esta es una excelente manera de determinar si un huevo está fresco y listo para ser cocinado según tus preferencias. Un huevo pasado de fecha desprenderá un olor a azufre fuerte y desagradable. ¡En ese caso, deséchalo sin dudarlo!

Métodos para verificar la frescura de los huevos

Existen varias formas de verificar si un huevo está fresco. A continuación, te presentamos algunos métodos comunes:

Fecha de caducidad: verifica la fecha de caducidad indicada en la caja. Por lo general, los huevos deben consumirse antes de esta fecha.
Test de flotación: llena un recipiente con agua fría y sumerge el huevo. Un huevo fresco se hundirá, mientras que uno más viejo tenderá a flotar. Si flota por completo, es probable que esté demasiado viejo y no se debe consumir.
Test de la apertura: rompe el huevo en un recipiente. Un huevo fresco tendrá una clara espesa que rodea una yema redonda. Si la clara es líquida y la yema se dispersa, es probable que el huevo esté viejo.
Olor: Si un huevo desprende un olor desagradable, es probable que esté en mal estado y no se debe consumir.
Aspecto de la cáscara: si la cáscara está agrietada o dañada, el huevo puede estar contaminado y es mejor no consumirlo.

Siempre es recomendable almacenar los huevos en el refrigerador y manipularlos con cuidado para evitar grietas. Si tienes dudas sobre la frescura de un huevo, es preferible no consumirlo para evitar cualquier riesgo de contaminación alimentaria.

Foto Freepik

Duración de la conservación de los huevos

La duración de la conservación de los huevos depende de varios factores, como la forma en que se almacenan. A continuación, te ofrecemos algunos consejos generales para conservar los huevos:

Refrigeración: conserva los huevos en el refrigerador para prolongar su duración. Los huevos sin cocinar pueden conservarse en el refrigerador durante aproximadamente 3 a 5 semanas después de la compra.
Fecha de caducidad: consulta la fecha de caducidad en la caja de huevos. Asegúrate de consumir los huevos antes de esa fecha.
Test de frescura: utiliza los métodos descritos anteriormente, como el test de flotación, el test de apertura y la observación del olor, para evaluar la frescura de los huevos.
Almacenamiento adecuado: guarda los huevos en su cartón original, ya que esto los protege de absorber olores extraños y minimiza los riesgos de contaminación.
Manipulación con precaución: manipula los huevos con cuidado para evitar grietas en la cáscara, lo que permitiría el ingreso de bacterias.

Ten en cuenta que los huevos duros tienen una duración de conservación más corta que los huevos crudos. Si has cocinado huevos duros, es preferible consumirlos dentro de los 7 días. Si tienes dudas sobre la frescura de un huevo, utiliza los tests recomendados anteriormente para evaluar su calidad antes de consumirlo.

¿Se pueden consumir huevos después de la fecha?

La fecha de caducidad indicada en la caja de huevos es una indicación de la duración durante la cual los huevos se consideran frescos. Sin embargo, no es una garantía absoluta de que los huevos estén en mal estado una vez que haya pasado esa fecha. Los huevos a menudo pueden seguir siendo comestibles más allá de la fecha de caducidad si se han almacenado correctamente en el refrigerador y pasan las pruebas de frescura. Se recomienda realizar el test de flotación, el test de apertura y verificar el olor para evaluar la frescura de los huevos después de la fecha de caducidad. Si los huevos pasan estas pruebas, es probable que aún sean aptos para el consumo. Sin embargo, si observas cambios en el olor, la textura o la apariencia del huevo, es mejor no consumirlo. En última instancia, la seguridad alimentaria es primordial, y si tienes alguna duda sobre la frescura de los huevos, es más seguro no consumirlos para evitar cualquier riesgo de contaminación alimentaria.

4.2/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira