¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Sexo después de los 70: recomendaciones para mantener una vida íntima plena

El sexo después de los 70 es un tema que rara vez se discute, pero es crucial abordar. A menudo se piensa que la vida sexual se desvanece con la edad, pero la realidad es que aún puede ser una parte activa y satisfactoria de la vida.

Importancia del sexo en la tercera edad

En la etapa de la tercera edad, la importancia del sexo va más allá del placer; tiene beneficios significativos para la salud física y emocional de las personas mayores. A continuación, se explorarán los aspectos fundamentales que destacan la relevancia de la actividad sexual en esta etapa de la vida.

Beneficios para la salud

El sexo en la tercera edad se ha asociado con numerosos beneficios para la salud. Practicar actividad sexual regularmente puede contribuir a la prevención de enfermedades cardiovasculares, gracias al ejercicio físico que implica. Además, puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y a reducir el estrés, promoviendo así un bienestar general en los adultos mayores. Al mantener una vida sexual activa, se estimulan la circulación sanguínea y la liberación de endorfinas, lo que favorece la sensación de bienestar y felicidad.

Mitigación de problemas de salud relacionados

La sexualidad en la tercera edad puede desempeñar un papel crucial en la mitigación de problemas de salud relacionados con el envejecimiento. El sexo promueve la liberación de hormonas que ayudan a mantener la salud ósea y muscular, lo que puede ser fundamental para prevenir la osteoporosis y la sarcopenia en personas mayores. Asimismo, mantener una vida sexual activa puede contribuir a mejorar la calidad del sueño y a reducir la incidencia de depresión y ansiedad en la población de la tercera edad.

Desafíos comunes en el sexo después de los 70

A medida que las personas envejecen, enfrentan desafíos únicos en su vida sexual que a menudo no se discuten abiertamente. En esta etapa de la vida, es importante abordar los desafíos comunes para comprender y manejar mejor las situaciones que pueden surgir.

Cambios fisiológicos y psicológicos

Los cambios fisiológicos y psicológicos pueden afectar la vida sexual de las personas mayores. Con el paso de los años, es normal experimentar una disminución en la libido, cambios hormonales y la aparición de condiciones médicas que pueden influir en la intimidad. Los cambios psicológicos, como la ansiedad, la autoestima y la percepción del propio cuerpo, también pueden jugar un papel importante en la vida sexual después de los 70. Es fundamental abordar estos cambios con comprensión y apoyo.

Estigma social y tabúes

El estigma social y los tabúes en torno al sexo en la vejez pueden dificultar la comunicación abierta y la exploración sexual. Muchas veces, las personas mayores enfrentan juicios basados en la edad y estereotipos que pueden limitar su expresión sexual y su búsqueda de placer. Romper con estos tabúes y desafiar el estigma social es esencial para fomentar una visión más positiva y saludable del sexo en la tercera edad.

Comunicación en la pareja

La comunicación en la pareja juega un papel fundamental en la vida sexual después de los 70. Es importante establecer un diálogo abierto y honesto con la pareja para expresar deseos, necesidades y preocupaciones. La comunicación efectiva puede fortalecer la intimidad, mejorar la conexión emocional y permitir a ambas partes explorar nuevas formas de placer juntas. La confianza y la empatía son pilares clave para una comunicación saludable en la relación.

Foto Freepik

Soluciones y consejos prácticos

En el ámbito de la sexualidad después de los 70 años, es fundamental contar con soluciones y consejos prácticos que permitan mantener una vida sexual plena y satisfactoria. Consultar con profesionales de la salud es un primer paso crucial. Los médicos especializados pueden brindar orientación específica sobre cómo abordar posibles desafíos y mejorar la experiencia sexual.

Consultar con profesionales de la salud

Buscar asesoramiento médico es esencial para abordar cualquier preocupación relacionada con la salud sexual en la edad dorada. Los profesionales de la salud pueden ofrecer pautas personalizadas, recomendar tratamientos y resolver dudas sobre posibles cambios en la función sexual. Es importante recordar que la sexualidad es un aspecto integral de la salud general y no debe subestimarse.

Explorar nuevas formas de intimidad

Explorar nuevas formas de intimidad puede revitalizar la vida sexual a partir de los 70 años. Incorporar actividades sensuales como masajes, caricias o simplemente pasar tiempo de calidad juntos puede fortalecer la conexión emocional y física en la pareja. Probar posiciones sexuales diferentes o utilizar dispositivos de apoyo puede añadir variedad y emoción a la vida íntima.

Adaptación a los cambios corporales

La adaptación a los cambios corporales es clave para disfrutar de una sexualidad plena en la tercera edad. Es fundamental aceptar y valorar el propio cuerpo, así como comunicar abiertamente las necesidades y preferencias con la pareja. Explorar nuevas formas de experimentar el placer y ajustar las expectativas a las capacidades físicas actuales pueden contribuir a una vida sexual satisfactoria y enriquecedora.

Importancia de la educación sexual continua

La educación sexual continua juega un papel crucial en la vida de las personas mayores de 70 años, desafiando concepciones erróneas y fomentando un enfoque abierto y respetuoso hacia la sexualidad en esta etapa de la vida.

Rompiendo mitos y creencias erróneas

A menudo, la sociedad tiende a estigmatizar la sexualidad en las personas mayores, perpetuando mitos y creencias erróneas que pueden limitar su bienestar emocional y físico. La educación sexual continua es fundamental para desafiar y desmontar estas ideas preconcebidas, permitiendo a los individuos disfrutar plenamente de su sexualidad sin sentirse avergonzados o juzgados.

Enfrentarse a mitos como la idea de que la sexualidad tiene una fecha de caducidad o que las personas mayores no experimentan deseo sexual es esencial para promover una percepción más realista y saludable de la sexualidad en esta etapa de la vida.

Promoviendo una actitud abierta y respetuosa

La educación sexual continua también promueve una actitud abierta y respetuosa hacia la sexualidad en la vejez. Al fomentar la comunicación abierta, la escucha activa y el respeto mutuo, se crea un entorno propicio para que las personas mayores se sientan cómodas expresando sus deseos, necesidades y preocupaciones sexuales.

Una actitud respetuosa implica reconocer la diversidad de experiencias sexuales en la vejez y valorar la importancia del consentimiento, la intimidad y el placer en todas las etapas de la vida. La educación continua en este ámbito no solo empodera a las personas mayores, sino que también contribuye a la construcción de una sociedad más inclusiva y comprensiva en torno a la sexualidad en la edad dorada.

4.4/5 - (5 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito