¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Estilo de vida

Alimentos que favorecen el sueño profundo: 7 opciones para descansar mejor

‍¿Tienes problemas para conciliar el sueño? ¿Te despiertas cansado y sin energía por las mañanas? Una de las causas puede estar relacionada con la alimentación. Existen ciertos alimentos que pueden ayudarte a dormir mejor y disfrutar de un sueño profundo y reparador. Hoy te presentaremos una lista de 7 opciones que favorecen el descanso nocturno y te explicaremos por qué son beneficiosos para tu sueño.

Plátanos: la fruta del sueño

Los plátanos son una excelente opción para consumir antes de ir a la cama si quieres mejorar la calidad de tu sueño. Están cargados de nutrientes esenciales como el potasio y el magnesio, los cuales ayudan a relajar los músculos y promover la sensación de calma y bienestar. Además, los plátanos contienen triptófano, un aminoácido que estimula la producción de serotonina y melatonina, hormonas que regulan el sueño. Puedes comer un plátano solo o añadirlo a un yogur o batido para potenciar sus efectos.

Leche tibia: un clásico reconfortante

La leche tibia es un clásico reconfortante que puede ayudarte a conciliar el sueño. La leche contiene triptófano, el cual es convertido en serotonina y melatonina en el cerebro, promoviendo la relajación y el sueño. Además, la leche es rica en calcio, un mineral que contribuye a la producción de melatonina. Puedes disfrutar de un vaso de leche tibia antes de acostarte o combinarla con otros ingredientes como miel o canela para potenciar sus propiedades relajantes.

Almendras: un puñado de bienestar

Las almendras son un snack saludable y delicioso que puede ayudarte a tener un sueño reparador. Son ricas en magnesio, un mineral que contribuye a la relajación muscular y a la reducción del estrés. Además, las almendras son una fuente natural de triptófano. Puedes disfrutar de un puñado de almendras como tentempié antes de dormir o agregarlas a tus cereales o yogur.

Té de manzanilla: una infusión relajante

La manzanilla es conocida por sus propiedades relajantes y sedantes. Preparar una taza de té de manzanilla antes de ir a la cama puede ayudarte a conciliar el sueño y a reducir la ansiedad. La manzanilla contiene apigenina, un compuesto que se une a los receptores del cerebro y promueve la relajación. Además, el ritual de preparar y tomar una taza de té puede ser reconfortante en sí mismo, ayudándote a desconectar y prepararte para descansar.

Salmón: un pescado rico en omega-3

El salmón es un pescado que destaca por su contenido de omega-3, un ácido graso esencial con numerosos beneficios para la salud, incluido el sueño. El omega-3 ayuda a regular los niveles de serotonina y melatonina en el cerebro, lo que favorece un sueño profundo y reparador. Además, el salmón es una fuente de vitamina B6, la cual es necesaria para la producción de melatonina. Puedes disfrutar de una porción de salmón a la parrilla o al horno como cena ligera antes de acostarte.

Kiwi: una fruta antioxidante

El kiwi es una fruta refrescante y llena de antioxidantes que puede ayudarte a dormir mejor. Esta fruta exótica es rica en vitamina C, vitamina E y serotonina, una hormona clave para regular el sueño. Además, el kiwi contiene fibra y una enzima llamada actidina, que puede ayudar a mejorar la digestión y prevenir los problemas estomacales que pueden interferir con el sueño. Puedes comer un kiwi solo o añadirlo a un smoothie o ensalada de frutas antes de ir a la cama.

Avena: un cereal reconfortante

La avena es un cereal reconfortante y nutritivo que puede ayudarte a tener una buena noche de sueño. La avena es rica en triptófano. Además, es una fuente de carbohidratos de liberación lenta, lo que significa que te proporcionará energía de manera sostenida durante la noche. Puedes disfrutar de un tazón de avena caliente antes de acostarte o preparar galletas de avena como snack nocturno.

Recuerda que, además de incorporar estos alimentos en tu dieta, es importante mantener una rutina regular de sueño, evitar las comidas pesadas antes de acostarte y crear un ambiente propicio para descansar. Si persisten los problemas para dormir, es recomendable consultar con un profesional de la salud.

4/5 - (6 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira