Belleza

Aprende a tratar el envejecimiento prematuro evitando estos errores

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y desempeña varias funciones fundamentales, desde la defensa del organismo contra los ataques de los agentes externos hasta la síntesis de vitaminas. De acuerdo con varios estudios, el envejecimiento prematuro se da gracias a varios factores, y el genético es solo uno de ellos. A continuación, te contamos algunos de los errores más comunes que se suelen cometer a la hora de cuidar la salud de nuestra piel.

Los errores más comunes en el cuidado de la piel

Durante los últimos años, se ha extendido la búsqueda y creación de productos y alternativas que ayuden a prevenir, ralentizar y/o revertir el envejecimiento de la piel. Este proceso es diferente en cada persona y afecta a todos los tejidos. En la actualidad, nuestra piel sufre un proceso de envejecimiento más rápido que en años anteriores, debido al daño de los rayos UV, la contaminación, la genética y los malos hábitos.

Por esta razón, es importante corregir algunos errores que se cometen con frecuencia para evitar el envejecimiento prematuro, partiendo de una dieta saludable, el uso de protector solar y usar sombrero durante los días soleados. Lo importante es saber que se necesita teniendo en cuenta tus necesidades personales.

Además, es fundamental acceder a los cuidados cutáneos básicos, utilizando productos anti-edad que se adapten a tu tipo de piel y a tu edad, mantener una rutina de ejercicio, mantenerse hidratado y consumir una buena cantidad de frutas y verduras.

¿Cuáles son los errores más comunes que potencian el envejecimiento prematuro?

El primer error guarda relación con la dieta. Muchas personas suelen decidir seguir una alimentación estricta, algo que hace que el cuerpo y la mente se vean afectados, un proceso conocido por los expertos como el “yo – yo”. Dicho nombre se debe al cambio repentino de la dieta, en donde por un periodo corto de tiempo aplicamos una dieta estricta y otras veces se pasa por atracones de todo tipo de alimentos sin control alguno.

Según un estudio realizado por investigadores estadounidenses, las fluctuaciones de peso pueden provocar daños no solo físicos, sino también en la forma del rostro y a su textura.

Otro error común es la pérdida de peso excesiva y el estrés al que se somete el cuerpo. Aunque no lo creas, el estrés puede generar graves dolencias físicas y mentales, entre ellos cambios bruscos de humor, caída del cabello, piel opaca, acné y mucho más. Además, se recomienda dejar a un lado el consumo de grasas y azúcares, ya que el exceso de estos puede provocar el envejecimiento prematuro.

Por otro lado, se encuentra la deshidratación, ya que la falta de líquidos en el cuerpo puede hacer que la piel luzca seca, escamada, menos tonificada y sin brillo. Lo más recomendado por los expertos es ingerir entre un litro y medio de agua a dos al día y llevar una rutina de ejercicios saludable que se realice varios días a la semana.

Finalmente, otros errores a tener en cuenta es la falta de protección a la exposición solar y al smog urbano, no dormir bien y el consumo de tabaco. Todos estos malos hábitos pueden provocar un envejecimiento prematuro y el desarrollo de enfermedades y afecciones crónicas en la piel.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira