Belleza

Cómo quitar las uñas de gel y otras manicuras permanentes en casa

En este artículo encontrarás la forma de quitar el esmalte de gel y semipermanente paso a paso sin necesidad de acudir a una esteticista.

Tanto el esmalte de gel como el semipermanente poseen la capacidad de llenar de colores las uñas a través de las manicuras, además de darle un toque de elegancia y glamour. Sin embargo, son difíciles de quitar, en especial, si no tienes la ayuda de algún experto en este tipo de situaciones como las esteticistas y los técnicos de uñas.

Pero no tienes de que preocuparte, ya que si sigues todos los pasos al pie de la letra, podrás quitar el esmalte de gel y el semipermanente de tus uñas desde la comodidad de tu casa sin que estas corran algún riesgo.

¿Cómo quitar el esmalte de uñas semipermanente y/o el esmalte en gel desde casa?

Para deshacerse del esmalte de uñas semipermanente y del esmalte en gel vas a necesitar algunas herramientas y unos pequeños trucos. Primero que todo, necesitarás:

  • Un pulidor.
  • Un quitaesmalte o acetona.
  • Papel de aluminio.
  • Palos de madera de naranjo.
  • Discos desmaquillantes.

Comienza pasando el pulidor sobre la superficie de la uña suavemente para eliminar la capa «brillante» y dejar que la acetona se introduzca en el esmalte. Luego, coge un disco desmaquillante, córtalo por la mitad y sumérgela en el quitaesmalte, después, ponla sobre una uña y pégala a tus dedos con el papel de aluminio.

Vuelva a hacer este procedimiento con los demás dedos y deja la compresa por al menos veinte minutos. Para hacer más sencillo este paso, comienza con la mano con la que estés menos familiarizado, de modo que sea más fácil trabajar con la otra mano más adelante.

Luego de que ya haya transcurrido el tiempo de administración, remueve tanto las láminas como los discos uno a la vez: la acetona que se le aplicó a las uñas habrá suavizado el esmalte, por lo que se puede quitar fácilmente con la parte oblicua del palito de naranja, comenzando desde una esquina de la uña y continuando hacia arriba. Finalmente, pasa el pulidor sobre la superficie de la uña, para alisarla y dejarlas completamente uniforme y brillante, y luego, aplica un aceite fortalecedor.

Trucos y recomendaciones para deshacerse del esmalte de gel y el semipermanente sin causar daños a las uñas.

Recuerda que el pulidor siempre debe pasarse con delicadeza, tratando de evitar frotar excesivamente o con rudeza, ya que esto pueda arruinar la superficie de la uña, debilitándola y haciéndola propensa a la descamación.

Opta por una lima que no sea muy dura y continúa con movimientos suaves y delicados para evitar limar a superficie de la uña en exceso. De hecho, esto es un error que se suele cometer, también por la cantidad de polvo que se genera en la uña, por eso te recomendamos que elimines el exceso de polvo, puedes utilizar una brocha o un cepillo pequeño para trabajar siempre con las uñas aseadas.

Por otro lado, es importante cuidar la uña después de retirar el esmalte: emplea un esmalte nutritivo y/o un endurecedor, para que fortalezca la base de la uña evitando la descamación, luego usa una crema o aceite para cutículas alrededor de la uña para nutrir e hidratar profundamente.

Síguenos en Google Noticias