Salud

El daño de pensar demasiado en la salud mental

‍En nuestra sociedad actual, estamos constantemente bombardeados con información, preocupaciones y presiones que pueden llevar a un estado de ansiedad y estrés. Uno de los efectos negativos de esta sobrecarga mental es el pensamiento excesivo, que puede tener consecuencias perjudiciales para nuestra salud mental.

Los diferentes aspectos del pensamiento excesivo

El pensamiento excesivo puede manifestarse de diversas formas y afectar a diferentes aspectos de nuestra vida. Algunas personas se encuentran atrapadas en un ciclo interminable de pensamientos, lo que dificulta la toma de decisiones y la resolución de problemas. Otros pueden experimentar pensamientos repetitivos sobre eventos pasados o futuros, lo que genera ansiedad y preocupación constante. Además, el pensamiento excesivo puede interferir con nuestro sueño, dificultando el descanso y la recuperación adecuada.

El síndrome del pensamiento acelerado y sus efectos

El síndrome del pensamiento acelerado (SPA) es una condición que ha sido identificada por el Dr. Augusto Cury como un tipo de ansiedad que se ha vuelto más común en la era digital. El exceso de información, la actividad constante y las presiones sociales pueden acelerar nuestra mente a una velocidad aterradora, lo que resulta en una hiperconstrucción de pensamientos. Este proceso irresponsable de construcción de pensamientos puede llevar a la pérdida de foco y concentración, así como a la generación de pensamientos inútiles e improductivos.

El SPA no solo afecta nuestra capacidad de resolver problemas, sino que también aumenta el riesgo de problemas de salud mental. Un estudio publicado en el Journal of Abnormal Psychology muestra que centrarse en las deficiencias, errores y problemas aumenta la probabilidad de desarrollar trastornos mentales. El pensamiento excesivo puede predisponernos a trastornos emocionales, disminuir nuestra tolerancia al estrés y generar fatiga excesiva y aburrimiento.

Trastornos ligados a la cultura: el koro y el hwa-byung

Existen trastornos mentales que se consideran ligados a la cultura y que solo ocurren en ciertas sociedades. Ejemplos de esto son el koro, que afecta a hombres en el sudeste asiático y China, y el hwa-byung, común en Corea del Sur. El koro se caracteriza por el miedo a que los genitales se encojan y puede llevar a comportamientos extremos para protegerlos. Por su parte, el hwa-byung se manifiesta como un «virus de la ira» causado por la represión de sentimientos de injusticia.

Estos trastornos ligados a la cultura pueden tener consecuencias devastadoras para quienes los padecen. En el caso del koro, los hombres pueden causarse daños físicos graves al intentar evitar la reducción de sus genitales. Estos trastornos nos muestran que la salud mental no es universal y que la cultura y el entorno social pueden desempeñar un papel importante en la manifestación de ciertos síndromes.

Cómo romper el ciclo del pensamiento excesivo

Si te encuentras atrapado en el ciclo del pensamiento excesivo, existen estrategias que puedes utilizar para romper este patrón y mejorar tu salud mental. La psicóloga Deborah Serani ha desarrollado un proceso de cinco pasos que puedes seguir:

  1. Sé consciente de cuándo estás pensando demasiado. Reconoce los síntomas físicos y emocionales que experimentas cuando te encuentras en este estado.
  2. Obtén una perspectiva de tus pensamientos y determina si tienes control sobre ellos. Prioriza los problemas que puedes resolver y acepta aquellos que están fuera de tu control.
  3. Vive en el momento presente y aísla el problema singular en el que te estás enfocando.
  4. Establece límites de tiempo para resolver los problemas. Evita dar vueltas una y otra vez al mismo tema y busca soluciones de manera productiva.
  5. Reconoce los pequeños pasos que estás dando para resolver tus problemas, incluso si no puedes resolverlos por completo. Celebra tus esfuerzos y avances en lugar de enfocarte en los resultados finales.

La importancia del descanso y la relajación

Para contrarrestar el pensamiento excesivo y promover una mejor salud mental, es fundamental dedicar tiempo al descanso y la relajación. Establece rutinas de sueño adecuadas y evita llevar tus preocupaciones a la cama. Si te encuentras pensando demasiado antes de dormir, programa un tiempo específico para reflexionar y luego participa en actividades relajantes, como un baño o escuchar música.

Además, encontrar técnicas de relajación que funcionen para ti, como la meditación o el yoga, puede ayudarte a calmar tu mente y reducir el estrés. Recuerda que el descanso adecuado es crucial para mantener un equilibrio mental y emocional.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo