Salud

Dieta y consejos para combatir la retención de líquidos

La retención de líquidos es un problema común que afecta a muchas personas y puede resultar molesto debido a la hinchazón que causa. Aunque puede tener múltiples causas, el tratamiento generalmente está relacionado con la dieta y los hábitos saludables.

Por qué es importante combatir la retención de líquidos

Es posible que hayas experimentado un aumento de peso que no se corresponde con tus hábitos, lo cual puede resultar frustrante. Además, es probable que hayas notado una hinchazón en las piernas, tobillos o abdomen, así como fatiga y malestar general. Estos síntomas son indicadores de una acumulación excesiva de líquidos en los tejidos, también conocida como retención de líquidos.

La retención de líquidos puede estar asociada con diversas causas, como problemas circulatorios, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas. Por esta razón, es fundamental abordar este problema para mantenernos saludables y sentirnos bien en nuestro día a día.

Una dieta para combatir la retención de líquidos

Una de las formas de combatir la retención de líquidos es seguir una dieta baja en sodio, ya que el exceso de sal puede contribuir a la retención de líquidos en el cuerpo. Es importante tener en cuenta que la sal no solo se encuentra en el condimento que usamos para sazonar nuestras comidas, sino también en muchos alimentos procesados.

A continuación, te proporcionaremos algunas claves de una dieta baja en sodio que te ayudará a eliminar líquidos y reducir la hinchazón:

Verduras, hortalizas y otros vegetales

No hay restricciones en cuanto al consumo de verduras, hortalizas y otros vegetales, excepto aquellos enlatados, ya que suelen contener sodio debido al proceso de conservación. Se recomienda consumir al menos tres raciones al día de aproximadamente 150 gramos cada una. Puedes elegir las verduras y hortalizas que más te gusten.

Frutas

Al igual que con las verduras, no hay restricciones en cuanto al consumo de frutas. Se recomienda consumir al menos tres raciones al día de aproximadamente 150 gramos cada una.

Lácteos

Se pueden consumir leche, yogures y quesos blancos sin sal. Sin embargo, se recomienda evitar los quesos curados y semicurados, ya que contienen mayor cantidad de sodio. Se permite el consumo de hasta dos raciones al día.

Carnes

Es recomendable consumir carnes magras y frescas como pollo, cerdo, pavo, conejo y ternera. Se deben evitar las carnes en conserva o ahumadas. Se recomienda consumir hasta tres raciones a la semana.

Pescados

Se pueden consumir pescados frescos o congelados, evitando aquellos que están en salazón o ahumados. Se recomienda incorporar hasta cuatro raciones a la semana.

Cereales

El consumo de cereales debe ajustarse a la actividad física que realices. Si tienes una actividad moderada a intensa, necesitarás más hidratos de carbono que si llevas una vida sedentaria. Se recomienda evitar el consumo de pan, galletitas y otros aperitivos con sal, optando por los buenos procesados.

Legumbres

Se recomienda consumir hasta dos raciones de legumbres a la semana, aproximadamente 80 gramos cada una en seco. En cuanto al tipo de legumbres, es preferible comprar legumbres frescas y cocinarlas sin sal.

Huevos

Los huevos tienen un nivel de sodio asumible, por lo que se pueden incluir en la dieta. Se recomienda consumir hasta un máximo de siete huevos a la semana.

Frutos secos

Se deben evitar los frutos secos salados y optar por aquellos en su estado más natural. Se recomienda consumir una ración diaria de 30 a 40 gramos.

Bebidas

La bebida por excelencia para combatir la retención de líquidos es el agua. También se pueden consumir infusiones o tés a base de agua. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunas aguas minerales pueden contener sodio, por lo que se debe verificar la etiqueta antes de consumirlas. Se recomienda seleccionar las que contengan menos de 50 mg de sodio por litro.

Consejos adicionales para combatir la retención de líquidos

Además de seguir una dieta baja en sodio, existen otros consejos y hábitos saludables que pueden ayudarte a combatir y prevenir la retención de líquidos:

  • Realizar ejercicio físico regularmente, ya que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y el drenaje linfático.
  • Evitar el sedentarismo y pasar mucho tiempo en una misma posición.
  • Elevar las piernas cuando sea posible para favorecer el retorno venoso.
  • Evitar el uso de prendas de vestir ajustadas que puedan dificultar la circulación.
  • Realizar masajes y drenaje linfático para estimular el sistema linfático y reducir la retención de líquidos.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol, ya que puede contribuir a la retención de líquidos.
  • Mantener un peso saludable, ya que el exceso de peso puede aumentar el riesgo de retención de líquidos.
  • Consultar a un médico o nutricionista para recibir un diagnóstico adecuado y recomendaciones personalizadas.

Recuerda que cada persona es única y puede tener diferentes necesidades y requerimientos dietéticos. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en tu dieta o estilo de vida.

 

3/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo