Trucos y Astucias

Los 11 mejores trucos para ahorrar energía al usar el horno

Si bien el horno eléctrico es uno de los electrodomésticos más energéticos, es difícil prescindir de él en la cocina, a menos que tengas un horno de leña para cocinar pizzas, gratinados y otros deliciosos platos. ¿Quieres algunos consejos para reducir tu factura de electricidad? Aquí tienes 11 consejos fáciles de implementar para disminuir el consumo de tu horno.

1. Utiliza el horno microondas

El horno microondas consume hasta 12 veces menos energía que un horno eléctrico convencional. Además, es más práctico cuando quieres calentar alimentos rápidamente, descongelar una comida sobre la marcha o preparar porciones pequeñas. ¡Y eso no es todo! Algunos microondas incluso tienen una opción de grill.

2. Aprovecha las placas de inducción

Si tienes placas de inducción en casa, úsalas para calentar porciones pequeñas y cocinar la mayoría de los alimentos. Estos equipos consumen, en promedio, un 25% menos de energía en comparación con un horno eléctrico convencional.

3. Elige un horno de clase energética A

Al comprar un horno, debes prestar atención a la etiqueta de eficiencia energética que se encuentra en la exposición de la tienda. La clase energética más económica es la clase A. Aunque el costo del producto sea mayor que el de un aparato de clase inferior, la diferencia de precio se amortizará rápidamente gracias al ahorro diario en tu factura eléctrica.

4. Utiliza la función de «calor giratorio»

El calor giratorio es un método de cocción uniforme que hace que la comida sea más sabrosa. Con este programa, los tiempos de cocción se reducen y las comidas se calientan rápidamente, lo que lo convierte en el modo de preparación ideal si estás vigilando tu consumo de energía. Además, esta función te permite cocinar varios platos a la vez, ya que distribuye la energía de manera uniforme dentro del horno.

5. Evita la función de autolimpieza por pirólisis

La función de autolimpieza por pirólisis es útil para limpiar el horno sin frotar, pero también es energéticamente costosa. Para que este proceso sea efectivo, la temperatura interior del horno debe alcanzar los 500°C y mantenerse durante 1 a 3 horas, dependiendo del tipo de horno que tengas. Si quieres evitar picos de consumo eléctrico, evita utilizar esta función siempre que sea posible.

6. Descongela los alimentos con anticipación

Si estás preparando una comida, recuerda sacar todos los ingredientes del congelador el día anterior, especialmente si se trata de un pavo o un pollo grande. Aunque esto requiere algo de organización, ahorrarás valiosos minutos en el tiempo de cocción de tu festín.

7. Controla el tiempo de precalentamiento del horno

Nos vamos a duchar, encendemos el televisor o nos dejamos absorber por una buena novela, y nos olvidamos del horno. ¡Esta mala costumbre puede costarte caro! Para evitar gastar más energía de la necesaria, configura un temporizador para recordarte que el horno está listo. Además, al establecer la temperatura de precalentamiento, asegúrate de utilizar la temperatura de cocción que usarás después. Subir el termostato unos cuantos grados para acelerar el proceso de precalentamiento es un gasto innecesario.

8. Aprovecha las horas valle

Si tu proveedor de electricidad ofrece un contrato con horas valle, aprovecha este momento para cocinar las recetas más complicadas. También puedes aprovechar estas horas para hornear pan o preparar pasteles. Al hacerlo, puedes ahorrar hasta un 30% en tu factura eléctrica.

9. No abras la puerta del horno durante la cocción

Esta mala costumbre puede salirte cara. Cuando abres la puerta del horno durante la cocción, se escapa el calor y el horno debe volver a consumir electricidad para alcanzar la temperatura programada nuevamente. Si no puedes ver a través de la ventana del horno porque está ennegrecida por los asados anteriores, límpiala con una mezcla de agua tibia y bicarbonato de sodio antes de enjuagar con agua clara.

10. Apaga el horno antes de que termine la cocción

Apaga el horno unos minutos antes de que finalice la cocción, esto especialmente efectivo si quieres ahorrar energía. Tu plato terminará de dorarse gracias al calor acumulado dentro del horno.

11. Desconecta el horno cuando no lo uses

Para evitar el consumo fantasma de los electrodomésticos, desconecta tu horno cuando no lo uses durante un largo período de tiempo. Haz lo mismo con la mayoría de los equipos de tu hogar. ¡De esta manera, podrás ahorrar dinero mientras estás de vacaciones!

Recuerda que implementar estos consejos te ayudará a reducir el consumo de energía de tu horno eléctrico y, por lo tanto, a ahorrar en tu factura eléctrica. ¡Ponlos en práctica y disfruta de la cocina de manera más eficiente y económica!

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira